Translate | Traducir

dijous, 26 de novembre de 2015

Frente a los necios: Sí en mi nombre



Son más necios que mentirosos. Es decir, ignorantes que no saben lo que pueden o deben saber. Pero lo intuyen. Intuyen que están en el bando de los yihadistas, aunque la reciente brutalidad de sus crímenes les dificulte darles explícitamente su apoyo. Tal vez por eso, en el manifiesto que acaban de hacer público, añaden el adjetivo 'fanático' al substantivo 'terrorista', como si existiese un terrorismo moderado o susceptible de ser justificado. Lo de París se trataría del exceso de una facción pasada de rosca, de unos pobres chicos a los que se les va la mano a la hora luchar por una buena causa.

Sin embargo, para esos necios, lo peligroso, lo realmente criminal, lo abominable es la respuesta que atribuyen a los estados europeos, a los que consideran mucho peores que los terroristas. Tanto es así que de las 445 palabras que conforman el manifiesto 237 -más de la mitad- son de condena, rechazo o prevención a la respuesta que dará Europa a los ataques terroristas, mientras que tan sólo 75 palabras hacen referencia explícita a los yihadistas y sus crímenes.

Se inventan una realidad europea que no existe y para ello, como Goebbels, repiten machaconamente una mentira para lograr que finalmente parezca una verdad. No. En Europa no predomina ni la islamofobia, ni la intolerancia ni el fanatismo racista, a pesar de su rebrote en grupos minoritarios. No. No hay recorte de derechos ni libertades en las pocas medidas de excepción adoptadas frente al terror, tan sólo algunas limitaciones temporales aprobadas y controlados por los parlamentos democráticos. No. No hay tampoco limitación alguna en la libertad de prensa, que puede denunciar las extralimitaciones o vulneraciones de derechos humanos fundamentales si éstos se producen.

Tampoco hay odio ni venganza en la mayor parte de las reacciones que se han producido. Hay, eso sí, deseo de justicia y exigencia de responsabilidades. Justicia y responsabilidades, dos palabras que los firmantes del manifiesto se olvidan de mencionar (la palabra justicia la escriben una sola vez y no en referencia a los atentados).

Estos son los necios que nos convocan a salir a la calle el 28 de noviembre en un remake del 'No a la guerra' de hace doce años. No quieren que Europa se defienda en su nombre. Allá ellos. Yo sí quiero que Europa se defienda en el mío. Yo si quiero que se haga justicia a las víctimas, a todas las víctimas del islamofascismo en Europa, en Oriente Medio, en Asia o en África.

Sí en mi nombre.

THE CATALAN ANALYST




Junts pel Sí ofrece a la CUP un 'politburó'

Junts pel Sí trabaja en una nueva propuesta en las negociaciones con la CUP para la investidura y plantea la constitución un Consejo de la Presidencia colegiado, según informa el diario Ara.

Esta fórmula se traduciría a mantener Mas como presidente de la Generalitat formal, pero otorgando también trato de presidente al líder de ERC, Oriol Junqueras, la vicepresidenta en funciones, Neus Munté, y el cabeza de lista de Junts pel Sí, Raül Romeva. De cada uno en dependerían diversas áreas y constituirían el Consejo de la Presidencia, un órgano que gestionaría el día a día del ejecutivo y lideraría el proceso. Seguir leyendo...

Artur Mas ha gastado 3.609 millones en su causa identitaria en cinco años

Hace cinco años que el Gobierno catalán está hipotecado con la finalidad de lograr recursos que financien un hipotético Estado propio catalán. Cuando Artur Mas asumió la presidencia de la Generalitat a finales de 2010, encontró unas arcas públicas diezmadas por la crisis económica y la errática gestión del Gobierno tripartito. El soberanista añadiría una tercera causa, la supuesta asfixia del Estado, que le permitiría armar su argumentario secesionista.

Las políticas sociales fueron las grandes damnificadas de los recortes aplicados por CiU. Sin embargo, la evolución de las partidas destinadas a sufragar esa gran cortina de humo que supone el proceso secesionista apenas se han alterado durante estos años. Más de 3.609 millones de euros ha destinado el líder convergente a su causa identitaria. Seguir leyendo...