Translate | Traducir

dimecres, 6 de gener de 2016

El último cartucho de Mas: buscar disidentes en la CUP para lograr su investidura antes del lunes

Artur Mas prometió el lunes plantar cara a la Candidatura d'Unitat Popular y ayer, en su primera comparecencia tras el tercer no de la CUP a su investidura, cumplió con su cometido. Cargó duramente contra la mitad de la militancia anticapitalista que votó contra él, y usó la otra mitad para hurgar en la división del partido. El presidente aseguró que el 50% de la CUP lo ha entendido, pero lamentó que el resto no tenga "sentido de país" para hacerlo presidente.

Mas compareció tras la reunión de su Ejecutivo, preparado para seguir en funciones como mínimo unos meses más. "El lunes firmaré el decreto para convocar elecciones", proclamó, y situó la fecha del 6 de marzo como la más probable para los nuevos comicios. Pese a que Junts pel Sí emplazó a la CUP a negociar, las posiciones siguen siendo inamovibles: para la coalición, Mas es irrenunciable; para los anticapitalistas, su marcha es la única condición para el acuerdo. "Tengo menos esperanzas que hace una semana, pero mientras hay vida hay esperanza. El Gobierno, y yo como presidente, estamos preparados para las elecciones. No es el escenario que queremos, pero si no hay más remedio lo tendremos que hacer", dijo Mas. Seguir leyendo...