Translate | Traducir

divendres, 6 de maig de 2016

Venezuela pagó 272.000 $ a Pablo Iglesias en el paraíso fiscal de Granadinas

OK DIARIO.- Nicolás Maduro efectuó un pago de 272.325 dólares a Pablo Iglesias a través de un banco situado en un paraíso fiscal. La operación se realizó en marzo de 2014, dos meses después de la fundación de Podemos. La orden realizada por las autoridades venezolanas se camufló como un pago de “asesorías para el desarrollo social en el país”.

Según unos documentos a los que ha tenido acceso OKDIARIO, Rodolfo Clemente Marco Torres, ministro del Poder Popular de Economía, Finanzas y Banca Pública, ordenó realizar una transferencia por un total de 272.325 dólares a pagar a Pablo Iglesias Turrión. El encargado de ejecutar la orden de pago fue Carlos Erik Malpica Torres, Tesorero Nacional.

Dicho pago opaco a Pablo Iglesias se realizó a una cuenta bancaria radicada en las islas caribeñas de San Vicente y las Granadina
Más...





Las ciudades, no las naciones, son la bases social más estable y duradera de la humanidad

QUARTZ.- Cities are mankind’s most enduring and stable mode of social organization, outlasting all empires and nations over which they have presided. Today cities have become the world’s dominant demographic and economic clusters.

As the sociologist Christopher Chase-Dunn has pointed out, it is not population or territorial size that drives world-city status, but economic weight, proximity to zones of growth, political stability, and attractiveness for foreign capital. In other words, connectivity matters more than size. Cities thus deserve more nuanced treatment on our maps than simply as homogeneous black dots.

This map from my new book, Connectography, shows the distribution of the entire world’s population, with yellow representing the most dense areas. These zones are, not surprisingly, where you find the dashed ovals that represent the world’s burgeoning megacities, each of which represents a large percentage of national GDP (indicated by the larger circles) in addition to its role as a global hub.

Within many emerging markets such as Brazil, Turkey, Russia, and Indonesia, the leading commercial hub or financial center accounts for at least one-third or more of national GDP. In the UK, London accounts for almost half Britain’s GDP. And in America, the Boston-New York-Washington corridor and greater Los Angeles together combine for about one-third of America’s GDP.

By 2025, there will be at least 40 such megacities. | PARAG KHANNA
Seguir leyendo...


El PSOE sufre un trasvase mayor de votos a C's que a Podemos e IU



Ferraz lleva trasladando en las últimas semanas, a través de distintos interlocutores, que la hemorragia de votantes del PSOE hacia Podemos se había frenado. Que, según sus estudios, parte de los electores desencantados de la formación morada se abstendrían en las siguientes elecciones, parte navegaría hacia IU y otro pequeño sector retornaría a la casa socialista.

El Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), en su barómetro de abril, da cobertura a ese mensaje. Y lo completa. Porque aunque es cierto que el flujo de votantes del PSOE a Podemos es ya inapreciable (1,2%), sí es más significativa, aunque aún muy pequeña, la potencial fuga de sufragios hacia Ciudadanos (2,9%). Mayor es el salto de electores de Podemos hacia IU (10,3%) e incluso hacia los socialistas (6,9%).
Seguir leyendo...


Podemos sigue su descenso, el PSOE mejora ligeramente y el PP volvería a ganar


Podemos sigue su descenso y el PSOE mejora ligeramente. El PP volvería a ser el partido más votado con una estimación del 27,4%, según el barómetro que este viernes ha publicado el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS). La formación de Pablo Iglesias obtiene el 12%, 1,2 puntos menos que en el barómetro de enero, aunque alcanza el 17,7% sumando a sus aliados. El PSOE se mantiene en segundo lugar, y con el 21,6% mejora en poco más de un punto respecto a enero.
Seguir leyendo...





El «sorpasso» que Podemos pretende rubricar sobre el PSOE en las próximas elecciones ya se produjo de manera parcial el 20-D. La formación de Pablo Iglesias superó a los socialistas en 17 de las 25 ciudades más pobladas del país.

Los datos de la encuesta postelectoral del CIS publicados esta semana ponen de manifiesto dónde y por qué se produjo ese escenario. La primera conclusión es sencilla: Podemos y sus confluencias se han convertido en la primera fuerza política del país entre los votantes menores de 44 años, donde su ventaja respecto a los otros tres grandes partidos es muy contundente. Entre los 18 y los 24 años le votaron el 31,2% de los electores. Un nivel que sube al 35,7% entre los de 25 a 34 años.

En esas dos franjas, Ciudadanos es segunda fuerza, pero a mucha distancia (17,6% y 16%, respectivamente). Esta posición de hegemonía entre ese espectro del electorado solo es comparable a la que tiene el Partido Popular en los mayores de 65 años. Los populares obtienen entre los jubilados un 37,6% de los votos.

En los votantes de entre 35 y 44 años Podemos y sus confluencias se mantienen como primera fuerza con el 22,9%, aunque en este espacio el partido de Albert Rivera, que vuelve a ser segundo, es capaz de competir mejor y logra el 18,2% de los sufragios.
Más...


ERC barrería a Convergència



Solo el 21% de catalanes avalan la hoja de ruta hacia la independencia de JxSí y la CUP



***************************************************


Otras noticias de mi pueblo




Éxito conservador y fracaso laborista en Escocia







Las subidas de sueldos vuelven a España



LIBRE MERCADO.- El salario medio bruto en España se situó en 1.640 euros al mes en 2015, lo que supone un aumento del 0,4% respecto al año anterior. Aunque es un incremento pequeño, supone un cambio de tendencia al revertir los descensos de los dos ejercicios previos.

De hecho, se trata de la remuneración media más alta de los últimos cinco años, tras acumular una subida del 1,5% desde 2010 (unos 25 euros extra al mes), según el último estudio salarial elaborado por la empresa de recursos humanos Adecco.
(...)
Por sectores, la Industria presenta el sueldo medio más alto (1.894 euros al mes), tras subir un 0,1% en 2015 y un total del 6,9% desde 2010. La remuneración media en la industria no ha dejado de crecer a lo largo de la crisis; en el otro extremo, se encuentran los Servicios, con un sueldo medio de 1.593 euros, un 0,5% más que en 2014, pero apenas un 0,2% superior al registrado hace un lustro; mientras que en la Construcción, el avance ha sido del 0,1%, hasta llegar a 1.630 euros.

Además, gracias a la caída de precios, la capacidad adquisitiva de los españoles ha mejorado aún más. En concreto, el salario medio ganó el año pasado un 1% de capacidad de compra, gracias a la caída del IPC (-0,6%) y a la ligera subida nominal (-0,4%), con lo que ya acumula dos años de recuperación.
Más...


'Es hora de que los europeos luchemos'

Carta abierta del presidente de la Comisión Europea, el popular Jean-Claude Juncker, y del presidente del Parlamento Europeo, el socialdemócrata Martin Schulz

Que el papa Francisco haya sido galardonado este año con el Premio Carlomagno es una decisión muy especial. Puede que haya quien ironice, y diga que muy mal debe de irle a la Unión Europea si requiere ayuda papal; otros se preguntarán por qué justo ahora un Papa argentino recibe un premio por la integración pacífica europea. Nosotros estamos convencidos de que el papa Francisco, por su mensaje de esperanza a Europa, merece este galardón.

Quizá hagan falta los ojos de un argentino que contemple desde el exterior lo que intrínsecamente nos une a los europeos para recordarnos nuestros puntos fuertes. En momentos en que las palabras Europa y crisis se pronuncian juntas con demasiada frecuencia, olvidamos con facilidad lo que la Unión Europea ya ha conseguido y lo que es capaz de lograr: nuestros padres y madres construyeron un proyecto de paz y de humanitarismo a partir de los escombros de la II Guerra Mundial. Rechazaron el belicismo, el deseo de destrucción y la barbarie de la primera mitad del siglo XX. En su lugar, unieron sus fuerzas en favor de una Europa sin vencedores ni vencidos, únicamente con ganadores. Aprendieron las lecciones de la historia: cuando los europeos nos hemos empecinado en pelear entre nosotros, el resultado ha sido fatal para todos; cuando hemos permanecido unidos, todos hemos salido ganando.

El alma de Europa son sus valores. Y a ellos nos retrotrae el Papa cuando nos recuerda que una Europa que mira, defiende y tutela al hombre es un precioso punto de referencia para toda la humanidad. En plena vorágine entre cumbre de emergencia y cumbre de emergencia, cuando la gente se pregunta si todos en Europa compartimos de verdad los mismos valores, reviste todavía más importancia que recordemos los vínculos que nos unen. Los europeos, en la era de la globalización, nos necesitamos más que nunca para abordar tres retos del presente.

En primer lugar, mantener nuestro estilo de vida europeo. En un mundo cada vez más interconectado, mientras otros países y regiones no cesan de crecer, hemos de aunar nuestros esfuerzos. El peso de Europa y sus naciones en los resultados económicos mundiales y en la población total del planeta disminuye. Quien ante este panorama crea que ha llegado la hora de los Estados nación, ha perdido la noción de la realidad. Puede que no nos gusten estos cambios pero, pese a que no nos sea posible darles marcha atrás, sí podemos articularlos conforme a nuestra manera de pensar si lo hacemos juntos. Aunque ningún Estado miembro, por influyente que sea, pueda imponer sus intereses y valores por sí solo, juntos sí podemos participar en definir las reglas del pulso entre las grandes potencias.

Merece la pena que permanezcamos unidos: está en juego nuestro modelo social europeo, basado en la democracia, el Estado de derecho, la solidaridad y los derechos humanos. Convivimos con los derechos civiles, la libertad de prensa y el derecho a la huelga, pero no con la tortura, ni con la pena de muerte ni con el trabajo infantil. La fortaleza de nuestra economía se sustenta en el mercado interior, cuyo impulso nos permite consolidar y mejorar un orden social europeo basado en nuestros valores.

En segundo lugar, garantizar la seguridad y la paz. Si los europeos caminamos juntos, podemos alcanzar grandes metas. Así se ha demostrado en el acuerdo nuclear con Irán y el acuerdo de París sobre el cambio climático. Estos ejemplos deberían servirnos como acicate para actuar de forma conjunta en la escena internacional y asumir mayores responsabilidades; porque el mundo va a ser más inabarcable, y hay quien dice que más peligroso. Estados Unidos reduce cada vez más sus compromisos internacionales, Rusia se comporta de un modo cada vez más agresivo, China adquiere cada vez más influencia en Asia oriental. Surgen conflictos y guerras en nuestra vecindad inmediata: cada día mueren personas en Siria y la situación en el este de Ucrania sigue siendo preocupante. Los atentados tanto en Bruselas y en París como en Lahore o Estambul son un doloroso recordatorio de que el terrorismo islamista constituye una amenaza global.

En un mundo así no podemos permitirnos malgastar nuestras fuerzas en vanidades nacionales; debemos hablar con una sola voz; solo así podemos extender nuestra influencia.

En tercer lugar, gestionar la migración. Hoy día huyen más personas de las guerras, los conflictos y las persecuciones que en ningún otro momento desde la II Guerra Mundial. Hombres, mujeres y niños se dirigen a nosotros en busca de protección contra la brutalidad del denominado Estado Islámico y las bombas de Assad. El reto es de tal calibre que ningún Estado miembro puede solucionarlo en solitario, pero juntos sí podemos compartir esa responsabilidad en un continente con más de 500 millones de habitantes.

La visita del papa Francisco a Lesbos supuso más que un gesto. Acogió a doce refugiados sirios y al hacerlo obró de una forma más concreta y solidaria que muchos Estados miembros de la Unión. Así nos reclama el Papa que actuemos. Solidaridad y amor al prójimo no han de ser mera retórica de domingo; estos valores solo importan si los vivimos a diario.

Muchas decenas de miles de voluntarios hacen exactamente eso cada día, a menudo hasta caer agotados, ayudando a que las personas encuentren cobijo frente al terror, la guerra y la violencia. Proporcionan alimentos a los refugiados, se preocupan por que tengan algo que vestir y ayudan a los niños a asegurarse un futuro. Estos voluntarios muestran a los refugiados y al mundo el rostro humano de Europa.

También es esa la tarea de la política, en particular en un continente que a lo largo de su historia ha visto con demasiada frecuencia vallas y muros, tumbas y fronteras. Que lo hayamos superado en favor de la paz y la prosperidad constituye uno de nuestros éxitos. Cada uno de nosotros se beneficia de este logro cuando, por ejemplo, viajamos o trabajamos fuera de nuestra tierra.

El papa Francisco ha manifestado una gran confianza en nosotros. Espera que saquemos más partido a nuestro potencial. Con nuestro modelo europeo de cooperar y tender puentes entre las personas y los países, hemos conseguido superar la división del continente. Esta fortaleza puede sernos más necesaria que nunca a la vista de las múltiples crisis actuales. Las condiciones son quizá mejores de lo que creemos. El papa Francisco nos hace concebir una enorme esperanza cuando afirma que las dificultades pueden convertirse en acicate para la unidad. Ya es hora de que los europeos nos levantemos y luchemos por nuestra Europa común.