Translate | Traducir

divendres, 26 d’agost de 2016

La segregación es la solución


Tirando de historia, de antropología, de soluciones nuestras comparables, y no siendo proclive a las prohibiciones, creo que me inclino por la segregación en la playa. Al primer burkini, el socorrista organiza con cuerdas y palos una “zona burkini”. Y se varía la frontera en función de la necesidad. Ya se iría viendo lo que se necesita, y se puede dejar fija.

¿Eso les sirve a las burkinianas? Debería; pero seguro que les ofende. Quieren sentirse normales. ¡Pero es que no lo son! Han elegido ser “el otro”. Otra sociedad aparte. La ley será la misma (y de hecho la rechazan), pero la moral es incompatible. Y un código de conducta común es probablemente la mejor definición y “marca” de una sociedad. Desde una moral, otra moral distinta no puede ser “normal”, porque es la definición de lo inmoral. ¿Cómo diablos va a ser normal lo inmoral? ¿Estamos tontos?

Zona burkini, según demanda. Igual que hay playas o zonas nudistas, sin que nadie se ofenda. Conocemos la solución y funciona muy bien. Y es el mismo caso: disintas morales de vestimenta. Todos son libres de bañarse con lo que les apetezca, o sin nada. Y si se sienten raras las burkinianas, ya lo siento, pero es que lo son. Aquí, lo son. Raras. Rarísimas. Medievales. Una pelmada horrible. Como una pesadilla. Es lo que tiene la moral, entre otras cosas; separa “nosotros” de “ellos”. Si quieres dos morales, o tienes problemas (a menudo muy gordos), o tienes segregación. Se llama el mundo real.

El progretariado se pondría en esteroides ante la idea, claro. Pero igual va siendo hora que comprendamos que el multi-culturalismo puede que sea un sueño muy bonito, pero el multi-moralismo no existe. No somos así. Ni la moral es así por su función.

De hecho, si las burkinianas tuvieran alguna sensibilidad, se juntarían y montarían su zona propia de forma natural. Y la gente, de forma natural, les cedería ese espacio. ¿Quién tiene ganas de estar rodeado de monjas en la playa? Te separas como solución evidente.
Leer artículo completo, aquí