Translate | Traducir

divendres, 16 de setembre de 2016

Declaración de Bratislava y Hoja de Ruta


Más documentos de la cumbre, aquí

Una crítica de izquierda del multiculturalismo en Occidente


El grueso de los autodenominados "progresistas" tienden a pensar que  la diversidad y el multiculturalismo son cosas inherentemente buenas -ideas a las que sólo un racista e intolerante se opondría. Es por eso que el nuevo libro del sociólogo sueco Goran Adamson, 'El caballo de Troya: Una crítica de izquierda del multiculturalismo en Occidente', es bienvenido. Hace una crítica definitiva de la ideología de la diversidad, y lo hace desde una perspectiva progresista. En particular, muestra cómo la razón, la libertad y la individualidad -las piedras angulares de la democracia y los derechos civiles- están siendo socavados por la ideología del multiculturalismo y su elevación de las identidades y los derechos colectivos por encima de la libertad política universal particulares.

Adamson ha sido consciente de los problemas con el multiculturalismo. Hace varios años, fue comisionado por la Agencia Europea de Derechos Fundamentales para determinar los mejores métodos para aumentar la participación política de los grupos de inmigrantes en Europa. Después de haber estudiado los datos empíricos, descubrió que el modelo de separados pero iguales de una sociedad pluralista y multicultural fue menos eficaz en el fomento de la participación política de los grupos de inmigrantes que un enfoque liberal más clásico, por el que se invita a los inmigrantes a participar en la vida pública en la igualdad términos, como ciudadanos. El informe de Adamson, 'Inmigrantes y Participación Política', fue rechazado rápidamente incluso por aquellos que se lo encargaron.

Este intento de la UE para anular los resultados que no están de acuerdo con su agenda multiculturalista no sorprendió a Adamson. Citando a Wolfgang Kowalsky, asesor político de la Confederación Europea de Sindicatos (CES) y experto en la demagogia de extrema derecha, Adamson argumenta que los métodos y teorías de los multiculturalistas son similares a los de la extrema derecha: ambos quieren forzar la realidad para cumplir con su visión del mundo, en lugar de responder a ella como lo que realmente es.

Hay otros paralelismos entre el multiculturalismo y el pensamiento racista pasado de moda. Por ejemplo, como señala Adamson, la ideología multicultural hace un fetiche, al igual que las teorías raciales de antaño, de la diversidad étnica. Lo que le importa no son, como Martin Luther King creía, las ideas de uno sino el color de su piel. Rasgos humanos comunes, tales como la capacidad para el pensamiento abstracto, la creatividad y la conciencia de sí mismo, se borran en el nombre de lo que nos divide. En este sentido, el multiculturalismo está tan obsesionado con la raza como el pensamiento racista del pasado.

Por otra parte, como sostiene Adamson, la visión multicultural de los inmigrantes no les trata como personas que tienen la necesidad humana básica de la libre determinación; más bien, 'el inmigrante' es un tipo abstracto, una especie, una raza. Por lo tanto las implicaciones racistas de multiculturalismo ocupan un lugar preponderante a pesar de su aparente anti-racismo. El "otro" se presenta como alguien inherentemente fascinante o como una víctima frágil. Ellos no son como nosotros. Y en esta separación entre nosotros y ellos, el racismo supura, explica Adamson. Después de todo, la idea de la diversidad se basa en la creencia de que los inmigrantes son diferentes a nosotros, que su diferencia debe ser objeto de celebración y adulación. En consecuencia, el universalismo y la inclusión del movimiento de los derechos civiles aparece ante el multiculturalista ardiente como una forma embarazosa de "imperialismo cultural".

Los puntos clave en la agenda multiculturalista pluralista son el valor del pluralismo y el relativismo moral. Esto implica que todas las creencias morales, de la liberal a la autoritaria, son igualmente legítimas; y que todos los juicios morales son relativos o subjetivos. Como resultado de ello, tomarse demasiado en serio cualquier ideología política, como el liberalismo (o de hecho el multiculturalismo liberal), es cometer algún tipo de abominación contra el otro.

Sin embargo, lo que hace único al liberalismo europeo, diferente a sus rivales anteriores a la Ilustración, es, según sugiere Adamson, que intenta explícitamente eliminar las cuestiones de valor moral de la esfera política -se reconoce que no todos comparten valores comunes o ideas acerca de lo que es una buena vida. En otras palabras, el liberalismo se constituye como un marco neutral para la igualdad de coexistencia de múltiples ideologías. El liberalismo ha sido capaz de proteger y promover el progreso y la inclusión, precisamente porque es un contenedor para una variedad de diversos objetivos y valores. Exige una cosa solamente de los ciudadanos: a saber, que todas las personas se adhieren a las reglas de la tolerancia recíproca, y no invadan la libertad de otros. Esto no es una ideología cargada de contenido, sino más bien un conjunto de normas que rigen la relación entre las diversas ideologías dentro de un estado. Es por esto que el liberalismo protege la diversidad real de manera mucho mejor que el multiculturalismo pluralista que ha sido endilgado en la Suecia de Adamson, y en otros estados europeos, por los burócratas de la UE.

Los multiculturalistas británicos temen ser vistos como una mayoría tiránica. Les repelen las políticas asimilacionistas francesas. De hecho, contrarrestan activamente los esfuerzos hacia la integración, la asimilación y la inclusión. Uno podría ver su defensa de la minoría, y su crítica de una cultura de la mayoría potencialmente opresiva, como una cuestión de principio. Pero no es así, afirma Adamson. Ellos ven la 'aniquilación' del otro como un fenómeno exclusivamente occidental. Cuando el tema afecta a los grupos étnicos, los derechos de las minorías disidentes dentro de estos grupos rara vez son defendidos. Esto se debe a que la agenda multicultural trata a las subculturas étnicas como grupos homogéneos, como si los individuos dentro de ellos compartieran una identidad común única y uniformemente definida su tradición o religión común. Por lo tanto, la aniquilación del otro es aceptable, siempre y cuando la mayoría responsable de hacerlo sea étnica.

Tenemos que proteger "su" diferencia de nosotros, pero nunca la individualidad del disidente étnico o la "diferencia" de sus propias tradiciones culturales. Adamson cita el ejemplo de Tasleem Begum de Bradford, quien, después de dejar a su marido (de un matrimonio forzado), recibió un disparo en la cabeza  por parte de su cuñado. La sentencia conmutó la pena de asesinato por la de homicidio al considerar que la vergüenza 'provocada' por la esposa a la familia de su marido lo había llevado a resarcir el honor familiar.

Las quejas de los liberales antirracistas acerca de la extrema derecha, los políticos xenófobos, con su retórica inflamatoria de 'nosotros' y 'ellos', son legítimas. Como siempre, hay que tener un enfoque antirracista por principio respecto a la inmigración. Al mismo tiempo, el impacto político y cultural de la inmigración y las preocupaciones de la gente acerca de la falta de integración tienen que ser tomadas en serio.

Sin embargo, en su afán de evitar acusaciones de racismo, los liberales de izquierda han abandonado los principios liberales tradicionalmente progresistas. Y, al hacerlo, han abrazado, sin saberlo, una forma de multiculturalismo que es profundamente ideológica y no liberal en su forma actual. El caballo de Troya es mucho más auténtico en su antirracismo que el racismo que la agenda multicultural critica. Adamson proporciona una evaluación innovadora de los defectos actuales del multiculturalismo pluralista, y un modelo para identificarlos que promueva la verdadera diversidad. | Terri Murray en SP!IKED

Original en inglés, aquí


El botín del PSOE por los ERE andaluces alcanza la cifra récord de 741 millones de euros

La Fiscalía ha hecho sus cálculos para concluir que, euro a euro, los presuntos malversadores del caso de los ERE sangraron de las arcas públicas 741 millones y medio. Lo hicieron entre 2000 y 2010 a base de ayudas sociolaborales desde la Consejería de Empleo concedidas a dedo en beneficios de sus amigos.

Es la indemnización que reclama la Fiscalía y que los acusados deberían depositar en la Hacienda Pública andaluza. Se reclama en concepto de responsabilidad civil, una figura cuyo objetivo es la reparación del patrimonio dañado. En otras palabras, la devolución del dinero a sus dueños, en este caso, a los ciudadanos españoles.

Para entender la magnitud de esta cantidad con perspectiva cabe la comparación. Se trata de una cifra muy superior a la media de las macrotramas más importantes de España e inmensamente llamativa en relación a los 50.000 euros que, según la investigación, habría blanqueado en total el Ayuntamiento de Valencia en la Operación Taula. De ellos, a Rita Barberá le corresponderían solo mil euros. Aun estaría lejos, eso sí, de los 1.800 millones de euros que, según el ministerio del Interior, habrían amasado los Pujol en paraísos fiscales presuntamente a golpe de comisión.
Más...







Los críticos del PSOE gestan un golpe contra Sánchez en la Ejecutiva



Rodríguez Ibarra cree que Rita Barberá no debe dejar su escaño y anuncia que se irá del PSOE si Sánchez pacta con separatistas



Harvard desmonta la "Recuperación Obama" en 9 gráficos


En un estudio reciente titulado "Los problemas no resueltos y una nación dividida", la Universidad de Harvard señala que, pese a las afirmaciones de una "recuperación de Obama", de hecho, la economía de EE.UU. ha seguido deteriorándose como consecuencia de la "gran recesión". Entre otras cosas, Harvard atribuye el deterioro económico a una "falta de estrategia económica, sobre todo a nivel federal" y a un "sistema político que una vez fue la envidia de muchas naciones" pero ahora se ha "convertido en nuestra mayor responsabilidad". Los estadounidenses ya no confían en sus líderes políticos, y la polarización política se ha incrementado dramáticamente. Los estadounidenses están cada vez más frustrados con el sistema político de Estados Unidos. Los independientes ahora representan el 42% de los estadounidenses, un porcentaje mayor que el de cualquiera de las partes principales.



Un resumen del informe, aquí

*****************************






Colesterol, el arma secreta del cerebro para proteger la memoria de la demencia y el alzhéimer


Un nuevo estudio de investigación básica acaba de descubrir otra posible causa de la pérdida de memoria y apunta a un aliado para poder recuperarla: el colesterol.

En la sangre, el exceso de colesterol malo (LDL) aumenta el riesgo de infartos y otras enfermedades cardiovasculares mortales. Pero el cerebro produce su propio colesterol y, dentro de este órgano, resulta esencial para mantener las neuronas vivas y sanas.

Cada vez que se forma un recuerdo, las neuronas encienden determinados genes para fijarlo. Para ello deben tener suficiente colesterol en la parte exterior de su membrana. Como si fuera el aceite que lubrica una maquina, el colesterol funciona como un transmisor de las señales externas necesarias para activar los genes. La presencia de esta molécula en el encéfalo tiende a perderse con la edad, y tanto personas mayores sanas como otras que sufren alzhéimer suelen presentar niveles de colesterol cerebral más bajos de lo normal.
Más...



La cirugía privatizada por Mas salía el 12% más cara que la pública





La UE intenta hoy evitar más divorcios tras el Brexit


LA VANGUARDIA.- El voto a favor del Brexit ha sido el detonante de la cumbre informal que hoy se celebra en Bratislava. Y aunque todo el mundo es consciente de que la salida del Reino Unido cambiará a la UE para siempre, los líderes europeos no se han citado fuera de Bruselas para hablar de divorcio, sino de unión, de cómo reforzar los lazos entre los que se quedan y cómo sacar al proyecto europeo del marasmo en que parece sumida por la sucesión de crisis irresueltas. El Reino Unido no ha sido invitado a esta reflexión.
Más...

THE SLOVAK SPECTATOR.- No se espera que la reunión informal de los líderes de la UE en Bratislava vaya a traer ninguna solución concreta, pero al menos podría poner en marcha los procesos relacionados con el Brexit y dar una pista de lo que la UE debe ser aproximadamente en el futuro.
Más...

THE GUARDIAN.- On Thursday Tusk called on EU leaders to take a “brutally honest” look at the bloc’s problems, declaring: “We must not let this crisis go to waste.”

“We haven’t come to Bratislava to comfort each other or even worse to deny the real challenges we face in this particular moment in the history of our community after the vote in the UK,” said Tusk, who will chair the summit.

“We can’t start our discussion ... with this kind of blissful conviction that nothing is wrong, that everything was and is OK,” he added. “We have to assure ... our citizens that we have learned the lesson from Brexit and we are able to bring back stability and a sense of security and effective protection.”

Tusk hopes to focus on areas that the 27 leaders can agree on: border security, counter-terrorism and moves to “to bring back control of globalisation”. Officials are playing down expectations of results from the meeting at Bratislava castle, in the capital of Slovakia, one of the four Visegrád countries along with Poland, Hungary and the Czech Republic.

Officials close to Tusk hope for small but symbolic breakthroughs, most notably an agreement to send an extra 200 border guards and 50 vehicles to the EU’s external frontier in Bulgaria by next month.

Agreeing on stronger border defences is the easy bit. The thorny issue of sharing the cost of protecting refugees is likely to continue to strain unity. The Visegrád group are fiercely opposed to the EU executive’s attempts to fine them for not accepting refugees in their countries. Hungary has flatly refused to take in refugees under an EU quota scheme, while many other countries are falling short.
Más...

Funcionarios de la UE creen que Gran Bretaña renunciará al Brexit si hacen lo suficientemente duras las negociaciones