Translate | Traducir

dilluns, 3 d’octubre de 2016

El fiscal pide para Artur Mas 10 años sin cargo público


El expresidente de la Generalitat de Cataluña Artur Mas se enfrenta a una pena de 10 años de inhabilitación que el fiscal acaba de pedir en un escrito de acusación presentado este lunes en el Tribunal Superior de Cataluña. Asimismo, pide 9 años de inhabilitación para la exvicepresidenta Joana Ortega y a la exconsejera de Educación Irene Rigau.

El fiscal acusa a los tres por su actuación en la consulta independentista del 9 de noviembre de 2014, que celebraron pese a que había sido suspendida por el Tribunal Constitucional.

El Ministerio Público, que presentó la querella que dio origen al procedimiento ahora abocado a juicio, les atribuye delitos de prevaricación y desobediencia a la autoridad.

El fiscal ha descartado el delito de malversación que apuntó en un escrito presentado al juez instructor el pasado 2 de febrero, delito que hubiera agravado significativamente la situación procesal de Mas porque conlleva penas de prisión.
Más...






Todo se torció cuándo Zapatero quiso ganar la guerra civil

El futuro ha sido lo que era
[Cayetana Álvarez de Toledo]



"La histérica exhibición de hooliganismo en que devino el Comité Federal del PSOE -un terrible punto de referencia, ya para siempre, en la historia tantas veces cainita de la izquierda española- es la culminación de un proceso que Pedro Sánchez, con su temeraria levedad, profundiza, acelera y hasta encarna, pero no inicia. Los anglosajones, tan fértiles con las palabras, han acuñado el sintagma post-rational democracy para explicar fenómenos deplorables como el Brexit o el ascenso de Trump. En España, el ocaso de la razón colectiva empezó mucho antes del tsunami anti-élites y la fragmentación mediática que definen el mundo de hoy. Su origen es la pervivencia -y convergencia- de dos corrientes autóctonas de irracionalidad: el odio atávico a la derecha y la exaltación atávica de la identidad.

En su irrupción del pasado miércoles en la Ser, Felipe González dijo: «Yo no coincido con Sánchez en satanizar al PP». Así sea, pero no siempre fue así. Y desde luego no ha sido así en el caso del máximo valedor mediático de la operación contra Sánchez. La hecatombe tiene un íter. Y un hito indiscutible de ese íter es El futuro no es lo que era, el libro con el que Felipe González y Juan Luis Cebrián sepultaron definitivamente la verdadera tercera vía española -la que representaba Nicolás Redondo Terreros- y trazaron el rumbo de la infausta era ZP:

- J.L.C: La sensación que percibo es que los del PP están felices porque son la derecha de siempre, la que colaboró con la Dictadura decididamente porque la engendró pero, encima, legitimada democráticamente. De algún modo es como si Franco se hubiera presentado a las elecciones y las hubiera ganado. Podemos ponerle todos los matices que queramos a esto, pero me parece que está claro lo que quiero decir. También votarían, a lo mejor, a Fidel Castro en Cuba.

- F. G.: A Milosevic lo votaban, más allá de los fraudes, no te quepa duda.

En la entrevista con Pepa Bueno, González se confesó: «Cada vez soy más demócrata». Como si fuera posible serlo un poquito, mucho o casi nada. La clave es que, como referente del PSOE, González contribuyó a la demonización de un partido que ha llegado a representar a la mitad de los españoles y que hoy -a pesar de la corrupción, de su inacción ante el separatismo y de su resistencia a la renovación- sigue ganando elecciones. Hace unos días, la senadora demócrata Elizabeth Warren acusó a Trump de socavar el sistema de convivencia norteamericano «by making hate Ok».

Aquí ha sucedido algo parecido. La legitimación del odio al PP abonó el terreno para la destrucción de los consensos constitucionales en épocas de Zapatero y la impugnación de la Transición por parte de los pijos de Podemos, a los que demasiados socialistas miran hoy con una mezcla de pánico y admiración. Siembra vientos. Ahí está Alfredo Pérez Rubalcaba, de inspiración del asedio a Génova en 2004 a blanco de los que asediaron Ferraz en 2016. Sí, la vieja guardia socialista, hoy desesperada, tiene una grave responsabilidad en el hundimiento del partido y en las consecuencias de ese hundimiento para España."
Leer al artículo completo, aquí

Arabia Saudí, la 'pela' se antempone a la fe

Arabia Saudí cambia el calendario islámico por el gregoriano para reducir costes


MIDDLE EAST EYE.- Saudi government workers will be paid according to the Gregorian calendar instead of the Islamic Hijri calendar, making the working month longer as part of cost-cutting measures, newspapers reported on Monday.

The change, approved by cabinet last week, brings civil service pay in line with the government's January-December fiscal year, the Arab News and Saudi Gazette reported.

The reports said the latest austerity measure took effect on 1 October.

Saudi Arabia, the world's biggest oil exporter, is cutting government spending and re-orienting its economy after a collapse over the past two years of the global oil price which provided most of its revenue.

The Hijri calender consists of 12 months of 29 or 30 days depending on the sighting of the moon, meaning the Islamic year is several days shorter than the Gregorian calendar, which is widely used in the world.
Más...

Colombia dice 'No' al acuerdo de paz



En un resultado sorpresivo, con el 99,59% de las mesas escrutadas, el 50,23% de los colombianos (6.422.136 Votos) se manifestaron por el "No" en el plebiscito de este domingo para ratificar o no el acuerdo por la paz con las FARC y el 49,76% lo hicieron por el SI (6.361.762 Votos).

El resultado era impensado, luego de la firma del acuerdo del lunes pasado, en Cartagena, entre el presidente Juan Manuel Santos y Rodrigo Londoño, alías Timochenko, al que asistieron mandatarios y lideres mundiales, que parecía ponerle fin a un conflicto armado que lleva más de 52 años y dejó millones de víctimas en la nación sudamericana.
Más...






***

La paz no es claudicar ante el terrorismo

ÁLVARO URIBE VÉLEZ.- Con ciudadanos de diversos pensamientos hemos resuelto decir sí a la paz votando no en el plebiscito de mañana domingo. Solidariamente hemos expresado a los colombianos del sí que nosotros también queremos la paz, pero creemos que los textos del Acuerdo firmado entre el Gobierno de Colombia y las FARC no la garantizan.

El Acuerdo es de impunidad total por la indulgencia con el terrorismo. El Gobierno de Colombia aceptó impunidad abierta al narcotráfico del cartel de cocaína más grande del mundo; se aceptó que este delito es conexo con el político. Los mayores delincuentes de esta organización no tendrán sanción doméstica, no irán a la cárcel ni a lugares alternativos, tampoco serán extraditados y se les concederá el beneficio de elegibilidad política. Se anuncian sanciones como restricciones de residencia y de movilidad que serán inaplicables porque coincidirán con el ejercicio político de sus actores.

La misma Justicia internacional denomina "simbólicas" a estas sanciones, por ende no adecuadas para delitos graves. En Colombia han sido accesorias a años de cárcel, o principales, pero en infracciones menores. Los del no aceptamos que no se sancione al guerrillero raso, ojalá se le reincorpore con generosidad; pero la falta de pena adecuada para los mayores responsables genera mal ejemplo y causa riesgos de estabilidad al Acuerdo.

Quedan en la impunidad todos los delitos de lesa humanidad, como el secuestro -17.974 casos entre 1998 y 2003-, el reclutamiento y violación de niñas -11.700 niños reclutados; 6.800 mujeres violadas-, los carros bomba, la destrucción de 200 municipios, las acciones terroristas frecuentes de la misma gravedad de las que han afectado a pueblos de Estados Unidos, Francia y Bélgica. Otros crímenes atroces no serán sancionados adecuadamente y sus perpetradores serán patrocinados con grandes sumas del Estado para participar en política.

Quedan en impunidad el asesinato y el secuestro de policías y soldados, en muchas ocasiones mientras iban de civil, estaban en periodo de licencia o de vacaciones, y además indefensos.

La falta de sanción adecuada, de cárcel, y la elegibilidad política pese a crímenes atroces configuran una amnistía de hecho, a pesar del engaño de declarar que estos delitos no gozarán del beneficio. Esta amnistía disfrazada se otorga además sin petición de perdón, sin arrepentimiento, sin que entreguen el dinero del tercer grupo terrorista más rico del mundo para reparar a las víctimas. Los delincuentes admiten el sufrimiento causado y lo justifican.

La comunidad internacional debe saber que Colombia no ha vivido en guerra, si no que nuestra democracia ha sufrido un sistemático ataque del narcoterrorismo pero ha tenido la capacidad de estar en permanente perfeccionamiento sin tener que claudicar ante el terrorismo.

Ahora bien, el Gobierno de Colombia renunció a la solución en la que se avanzaba a través de la seguridad democrática, la desarticulación terrorista con castigo a los mayores delincuentes y soluciones sociales para los integrantes rasos, que incluía políticas eficaces de mejoramiento social y simultánea promoción de la inversión y el crecimiento económico.

A pesar de nuestros errores y faltantes, el progreso del país eligió al actual Gobierno en 2010, que abandonó la plataforma propuesta.

Habíamos dejado de ser un Estado fallido y hoy se afianza el retroceso. Se destruye la justicia y se reemplaza la Constitución por 297 páginas concedidas al terrorismo que los colombianos no han podido leer, que se imponen en una pregunta, sin argumentos, con propaganda y coacción, con desprecio presidencial por la ley y por la dignidad de los electores, a quienes ofrecen sobornos presupuestales.

Se prohibió la publicidad oficial para silenciar a los votantes del no, mientras el sí goza de desafiante ostentación propagandística.

El terrorismo feliz ha logrado que negociadores del Gobierno le aprueben toda su agenda, con arquitectura jurídica para destruir la democracia. Y todo lo ocultan con el abuso de la palabra paz.El Gobierno bajó el umbral legal del 50% al 13%; con 4,5 millones de votos aproximados por el sí se aprobará este plebiscito en un país que se acerca a los 50 millones de habitantes.

El presidente de Colombia engaña al mundo con la afirmación de que no hay alternativa para conseguir la paz. Él como ministro y candidato en 2010 supo que la había, y sigue sabiendo que la hay; para ocultarlo niega el debate.

El presidente de Colombia negoció con el terrorismo la agenda nacional, la suplantación de la Constitución, que no es la paz sino todo lo contrario. Desafortunadamente, con este Acuerdo nuestra economía queda capturada por las FARC. Más impuestos generales, más impuesto predial, aumento excesivo del gasto público, que será inflexible. Adicionalmente, 25 decisiones del Estado deberán someterse al visto bueno, previo, del comunitarismo de las FARC. Y surge una nueva motivación constitucional para expropiar propiedad privada de personas honestas.

El terrorismo está a la expectativa con este Acuerdo que trae más impuestos, amenazas de expropiación, gasto público ineficiente, policía política al estilo castrista; cree que el deterioro de la economía y un agravamiento de la crisis social permitirían la toma del poder para implantar definitivamente el fracasado socialismo del siglo XXI al estilo de la hermana Venezuela. Las FARC lo confiesan sin reservas.

Nosotros apoyamos que los desmovilizados de las FARC tengan protección del Estado, pero se ha acordado una especie de policía política castrista que dará protección con otros guerrilleros armados, que podrá supervisar las hojas de vida de los servidores públicos, a las empresas privadas de seguridad y a quienes llaman enemigos de la paz, que somos los del no, que también queremos la paz.

Se repite el grave error de asociar al Estado con criminales, en esta ocasión con las FARC para combatir a otros criminales como los sucesores del paramilitarismo. Esa amarga experiencia se vivió en el pasado y graduó más criminales.

Las FARC se habrían acabado si mi Gobierno hubiera permitido que los paramilitares avanzaran en su propósito, pero el camino institucional de combatirlos a todos fue nuestro camino.

Nos duele que democracias amigas avalen la impunidad disfrazada a las FARC. Nos duele que España haya concurrido a dar aprobación a un acuerdo de impunidad y elegibilidad a responsables de delitos de lesa humanidad cuando dio ejemplo encarcelando a dirigentes de ETA y no sometiendo su democracia. En Colombia avalan la impunidad del terrorismo.

Los colombianos que decimos no a este Acuerdo queremos una paz que no genere mal ejemplo, que no sea inestable, que cumpla con los mínimos de justicia de la legislación internacional y nacional, que dé protección a los desmovilizados de las FARC y proteja a nuestra democracia del riesgo del totalitarismo socialista.Y algo más. Este Acuerdo, que muchos jóvenes colombianos reciben con ilusión, trae, como mencioné anteriormente, una policía política que amenaza las libertades, incluye más impuestos, expropiaciones y un comunitarismo paralizante de la inversión privada.

La inversión privada y la educación universal y de excelencia son mutuamente dependientes: la primera aporta los recursos para la segunda que a la vez la nutre del conocimiento para su avance competitivo.Sin inversión el joven se ve forzado a abandonar el país. Sin libertades se frustra el debate razonado que con la ciencia construye peldaños de verdad.

La crisis de inversión agrava la pobreza y los colombianos aburridos con Santos y sus parecidos pueden optar por ensayar a Timochenko y sus parecidos.En esta hora de la Patria en que debemos defender la democracia con coraje, hacen eco las palabras del Libertador: «La indulgencia con los criminales es la corrupción de los pueblos». Por eso votamos No.

PP y C's alcanzarían la mayoría absoluta el 18D


EL ESPAÑOL.- Si finalmente hay elecciones generales el 18 de diciembre, Partido Popular y Ciudadanos superarían la barrera de los 176 diputados que supone tener mayoría absoluta en el Parlamento, necesaria para poder gobernar. Así lo certifica la encuesta de SocioMétrica para EL ESPAÑOL, que asegura que el Partido Popular obtendría 140 escaños -el 33,8% de los votos- y Ciudadanos subiría en cinco escaños su representación parlamentaria: 37 diputados. Juntos sumarían 177 escaños y ya no necesitarían la abstención técnica del PSOE para poder gobernar.
Más...


Sánchez deja al PSOE con 68 escaños y el PP sube hasta los 159



ABC.- Con el PSOE desangrado por el cisma vivido esta última semana, la celebración de unas terceras elecciones generales rompería el equilibrio de fuerzas que existía hasta ahora y el PP saldría muy reforzado, con posibilidades reales de formar Gobierno solo con el apoyo de Ciudadanos. Así se desprende de la encuesta de GAD3 realizada para ABC durante la semana pasada. El partido de Mariano Rajoy podría alcanzar los 159 diputados y el PSOE caería por debajo de los 70, ahora sí detrás de Unidos Podemos. Ciudadanos también perdería siete diputados, pero tendría un papel relevante para la gobernabilidad.
Más...

*********************








Logran curar el Sida en un paciente


TELEGRAPH.- A British man could become the first person in the world to be cured of HIV using a new therapy designed by a team of scientists from five UK universities.

The 44-year-old is one of 50 people currently trialling a treatment which targets the disease even in its dormant state.

Scientists told The Sunday Times that presently the virus is completely undetectable in the man’s blood and if it remains that way it will be the first complete cure.

"This is one of the first serious attempts at a full cure for HIV,” said Mark Samuels, managing director of the National Institute for Health Research Office for Clinical Research Infrastructure.

“We are exploring the real possibility of curing HIV. This is a huge challenge and it's still early days but the progress has been remarkable."

The trial is being undertaken by researchers from the universities of Oxford, Cambridge, Imperial College London, University College London and King's College London.
Más...