Translate | Traducir

dimecres, 26 d’octubre de 2016

Discurso de investidura de Rajoy

La capacidad de las mujeres de tener orgasmos ha empeorado desde 1970 a pesar de mayor igualdad y educación sexual


Feminists in particular have assumed that improving gender equality should have a positive impact on female sexual pleasure, including orgasms. This assumption could be tested in this study by analyzing long term trends in female orgasms from the 1970s to the present time. The result was that there has been no improvement in female orgasmic capacity since the 1970s. Improving gender equality has not helped women to experience progress in this key factor of female sexual pleasure even in the 2000s. This finding is contrary to previous expectations.

Young women (under 35 years of age) have had even more difficulties in having orgasms during intercourse in the 2000s. This trend continued to the year 2015. It is a mystery why the difficulty of having female orgasms has increased in the 21st century, at a time when public information about how to better achieve orgasms proliferates. The internet and women’s- and health magazines are full of instructions regarding the pursuit and cultivation of sexual pleasure. In addition, women’s rights to sexual pleasure have been acknowledged without any doubt. That has not given any boost to improving sexual pleasure.

There have been new lifestyle- and value factors that can have limited young women’s orgasmic capacity than in preceding generations. Stressful and busy lifestyles have resulted in a lack of time; reduced strength of private life; and in increasing mental pressures that have caused difficulties to concentrate on intimate life and sexual interaction. Although there has been a parallel major increase in masturbation habits, it has not helped young women to achieve more frequent orgasms.

The findings of this study indicate that women differ greatly from one another in terms of their tendency and capacity to experience orgasms. Inequality in sexual enjoyment is much greater among women than among men. There are a number of women who are multiorgasmic, but at the same time, there are a large number of women who have never had an orgasm during intercourse. Almost half of women do not orgasm most of the time when they have intercourse. This inequality among women warrants a more comprehensive study about the predictors of female orgasms.
Leer el estudio completo, aquí


Rusia se prepara para una guerra nuclear


Across Russia, 40 million civilians and military personnel just finished up emergency drills aimed at preparing the general population for nuclear or chemical-weapons attacks, The Wall Street Journal's Thomas Grove reports.

Video shows Russian civilians practicing along with officials and workers in hazardous-material protective suits.

But as troubling as the largest civil defense drills since the height of the Cold War have been, the steps Russia has taken to improve its offensive nuclear capabilities likely overshadow them.

Since the breakdown of US-Russia talks on the fate of Syria, Russia has pulled out of a nuclear-nonproliferation agreement with the US, citing "unfriendly acts" by America. It has moved nuclear-capable missiles to its European enclave of Kaliningrad, and threatened "asymmetrical" and "painful" actions against the US should it decide to impose sanctions on Russia over Syria.
Más...
Más en The Wall Street Journal




Lo que realmente piensa Theresa May del Brexit

Una grabación reciente, filtrada por The Guardian, muestra lo que realmente piensa -o decía que pensaba- la primera ministra británica sobre la salida del Reino Unido de la UE.

ETA: más antiespañola que antifranquista

Gaizka Fernández Soldevilla | La voluntad del gudari. Génesis y metástasis de la violencia de ETA
Madrid, Tecnos, 2016

REVISTA DE LIBROS.- La voluntad del gudari confirma la tesis que defendió el ministro socialista Ernest Lluch poco antes de ser asesinado por ETA en el año 2000: ETA no nació contra Franco, sino que nació contra España. En efecto, ETA asumió algunas ideas de esos grupos radicales del exilio: «Nuestro enemigo de siempre ha sido, es y será España y los españoles, se llamen de derecha o de izquierda», «odiamos mucho más a España que a Franco», «Franco es un vil testaferro; la criminal es España. No luchamos contra Franco. Luchamos contra España». Esto coadyuva a entender que ETA no desapareciese con la muerte de Franco y el final de su dictadura, ni con las elecciones democráticas y la amnistía de 1977 (que excarceló a todos sus presos), ni con la Constitución de 1978, el Estatuto de Gernika de 1979 y los primeros comicios al Parlamento vasco en 1980. Sucedió todo lo contrario: de las 845 personas asesinadas por ETA, solo 43 lo fueron en vida de Franco, mientras que mató a 242 en el trienio 1978-1980, los llamados «años de plomo» del terrorismo. Así ETA corroboró que su gran enemigo no era la dictadura de Franco, sino la España democrática y la Euskadi autonómica. La historia de ETA demuestra que ha sido mucho más antiespañola que antifranquista.
Más...


Renzi cambia el voto de Italia en la UNESCO: 'No podemos seguir con resoluciones que tienen por objetivo atacar a Israel'


“No se puede seguir con estas resoluciones en la ONU y en la Unesco que tienen por objetivo atacar a Israel”, ha declarado el primer ministro italiano, Matteo Renzi, que calificó de “equivocada, inconcebible” y “chocante” la resolución en que la Unesco niega cualquier vinculación del judaísmo con el Monte del Templo, el lugar más sagrado para el judaísmo.

“He ordenado el abandono de esa posición [la abstención], incluso si así diferimos del resto de Europa”, ha añadido Renzi, cuyas palabras han sido recibidas con gran satisfacción en Jerusalén.

Al Aqsa: desmontando el peligroso mito antisemita de la Unesco




¿Agoniza la democracia representativa?


REVISTA DE LIBROS.- ...el declive de la democracia representativa no tiene por qué desembocar en una comunidad deliberativa que profundice en las esencias de la democracia, sino que bien puede significar lo contrario: la proliferación de regímenes iliberales de tintes plebiscitarios, donde el imperio de la ley pasa a un segundo plano y el gobierno adopta formas autoritarias. Véanse Hungría, Filipinas, Venezuela. O, por supuesto, los modelos no democráticos basados en un hombre –o partido– fuerte: de China a Rusia. ¡Ante la complejidad, mano dura! Por otra, sería posible organizar una democracia de referendos donde el ideal del autogobierno se llevase hasta las últimas consecuencias, acaso con ayuda de las nuevas tecnologías de la información a la hora de facilitar un voto frecuente y directo. Sin embargo, basta echar un vistazo a los más recientes referendos para percatarse de que su empleo generalizado conduciría a un rápido deterioro de las sociedades correspondientes: soberanas pero impotentes, participativas pero polarizadas, decisorias pero cortoplacistas. ¿O es que mejoraría la política económica y monetaria si las competencias de que ahora disfrutan ministros y banqueros centrales fueran asignadas a la «voluntad general» del pueblo soberano? Y ya sabemos lo que sucede cuando una democracia se deteriora socioeconómicamente: deja de ser una democracia.

Se ha dicho que los referendos, a pesar de los pesares, no deben ser vistos con tan malos ojos. Pero el impacto del Brexit sobre la teoría de la democracia está todavía por producirse: hablamos, como ya se ha explicado aquí, de un proceso político que muestra a las claras la dramática diferencia que media entre la teoría y la práctica. Igual que, por cierto, sucede con el famoso revocatorio venezolano: quienes suelen defender esta peculiar herramienta parecen aceptarla únicamente cuando el revocable es un adversario y no uno de los nuestros. ¡Como si Maquiavelo no hubiera existido! Recordemos que la campaña del Brexit estuvo llena de mentiras y el juicio de los expertos fue considerado inválido por razones más emocionales que racionales. Hay quien alega que la desinformación del electorado está también presente en las elecciones representativas y, por tanto, no es tan grave que el votante en referéndum no sepa demasiado sobre los asuntos en juego. Pero hay una diferencia capital entre una votación y otra: en las elecciones representativas, el ciudadano elige a quién decide, mientras que en un referéndum decide por sí mismo. De ahí que el conocimiento sobre lo que se vota sea imprescindible en el segundo caso y dañino, pero no letal, en el primero. Y ello, dejando al margen la imposibilidad de consultar directamente reformas dolorosas, dado lo improbable que sería su aprobación. Esta es también la razón de que el mandato imperativo, otra tradicional reivindicación de los críticos de la democracia liberal, sea impracticable.

Dicho esto, el malestar con la democracia representativa la ha acompañado siempre: su actual crisis sólo expresa un momento más en la larga insatisfacción con ella. Giovanni Sartori lo explica por razón del influjo que –en esto como en todo– ejerce sobre nuestro ánimo un ideal que tiene mucho de utópico: «En ningún caso la democracia tal y como es (definida de modo descriptivo) coincide, ni coincidirá jamás, con la democracia tal y como quisiésemos que fuera (definida de modo prescriptivo)». ¡Melancolía del perfeccionista! El propio Sartori explica con mucho tino las razones que explican la articulación representativa de la democracia moderna, entre ellas la necesidad de que la regla de la mayoría –que regía la toma de decisiones de las órdenes medievales– sustituya a la unanimidad ateniense como criterio de decisión, a fin de que el gobierno sea compatible con el mantenimiento del orden en sociedades fracturadas por un número creciente de brechas y diferencias. A ello hay que sumar, como ha resaltado Robert Dahl, la cuestión elemental pero decisiva de la escala: la configuración de la democracia no es indiferente al tamaño ni a la complejidad social, sino todo lo contrario. MANUEL ARIAS MALDONADO
Leer el articulo completo aquí