Translate | Traducir

dimecres, 2 de novembre de 2016

Lo que de verdad hizo Espinar es demostrar que las ideas económicas de Podemos ni ellos mismos se las pueden aplicar

OKDIARIO.- El senador podemita Ramón Espinar dió el pelotazo vendiendo una vivienda de protección pública que le dieron 'a dedo' y que nunca ocupó. El dinero para comprarla procedió 'me lo dieron mi padre, mi madre y mi abuela con sus ahorros', ha explicado Espinar, en una larga rueda de prensa en la sede del partido. La cuantía de esa entrada era de unos 60.000 euros. El senador se acogió además a un préstamo bancario por 90.000 euros para completar los 146.224 euros que costaba la vivienda. Se da la circunstancia de que el padre del senador es Ramón Espinar Gallego, imputado el año pasado por haber gastado 178.000 euros con una tarjeta ‘black’ mientras fue consejero de Caja Madrid, a propuesta del PSOE.
Más...


Así daba Ramón Espinar lecciones sobre especulación antes de ser cazado



Ramón Espinar en la Comisión de Investigación sobre la Corrupción en la Comunidad de Madrid, el 20 de noviembre de 2015: "El objetivo final de la promoción de vivienda pública no es venderla"



El PSOE pierde el 55% del voto urbano



ABC.- El PSOE ha quedado arrinconado en las ciudades. Es una de las grandes preocupaciones de los dirigetes socialistas, conscientes de que si no logran recuperar ese tremendo espacio urbano que han perdido, difícilmente podrán recuperarse y volver a ser una alternativa de gobierno. Es un espacio en el que se hundieron de forma añadida –y por voluntad propia– cuando, tras las elecciones municipales del año pasado, optaron por convertirse en comparsas de la órbita de Podemos y cedieron los gobiernos de grandes ciudades a los populistas, que siguen pisando el acelerador para barrer al PSOE.

Todo eso ha dado como resultado un panorama urbano desolador para los socialistas. En las elecciones generales de junio no lograron ser primera fuerza política en ninguna de las 52 capitales de provincia –la lista incluye a Ceuta y Melilla–. En una buena parte de ellas ni siquiera quedaron segundos. Por ejemplo, en Barcelona y Madrid son terceros, sobrepasados por la órbita de Podemos y por ERC –en la capital catalana– y por el PP y Podemos en el caso de Madrid.
Seguir leyendo...