Translate | Traducir

dilluns, 12 de desembre de 2016

Iglesias: “El Holocausto fue un mero problema burocrático”



Iglesias escribió estas palabras el 28 de febrero de 2009 en su blog El gesto de Antígona, en el que venía publicando sus opiniones personales desde hacía cuatro años. OKDIARIO ha podido acceder a una copia backup íntegra de este blog, a pesar de que Iglesias lo borró de Internet en 2014, coincidiendo con la fundación de Podemos: justo cuando otros compañeros de partido comenzaron a limpiar sus cuentas de Twitter borrando mensajes que pudieran resultar inconvenientes para su nueva carrera política.
Más...

Contra la empatía



A menudo pensamos en nuestra capacidad de experimentar el sufrimiento de los demás como la fuente última de la bondad. Muchos de nuestros sabios legisladores, activistas, científicos y filósofos están de acuerdo en que el único problema con la empatía es que no tenemos suficiente.

Nada podría estar más lejos de la verdad, sostiene el investigador de Yale, Paul Bloom. En 'CONTRA LA EMPATÍA', Bloom revela que la empatía es uno de los principales motivadores de la desigualdad y la inmoralidad en la sociedad. Lejos de ayudarnos a mejorar la vida de otros, la empatía es una emoción caprichosa e irracional que hace un llamamiento a nuestros prejuicios estrechos. Se enturbia nuestro juicio e, irónicamente, a menudo conduce a la crueldad. Es mejor cuando somos lo suficientemente inteligentes como para no confiar en ella, pero si en cambio para delimitar una compasión más distanciada.

Basando su argumento en rompedores hallazgos científicos, Bloom muestra que algunas de las peores decisiones tomadas por los individuos y las naciones -a quién dar dinero, cuándo ir a la guerra, cómo responder al cambio climático o a quién encarcelar- son demasiado a menudo motivadas por emociones honestas pero, sin embargo, fuera de lugar. Con precisión e ingenio, demuestra cómo la empatía distorsiona nuestro juicio en cada aspecto de nuestras vidas, desde la filantropía y la caridad a la justicia; de la atención médica a la educación para la paternidad y el matrimonio. Sin empatía, insiste Bloom, nuestras decisiones serían más claras, más justas, y, sí, en última instancia, más morales.



La imposible integración entre la cultura del honor (o de la vergüenza) 

y la cultura de la dignidad (o de la culpa)


El honor es un valor moral que está presente en prácticamente todas las culturas clásicas, no es solamente una cuestión nipona, sino que puede rastrearse en los orígenes grecolatinos de nuestra historia europea. Se trata de una forma de cohesionar las sociedades haciendo recaer sobre los individuos la responsabilidad de sus actos. decir honor es hablar de reputación, un seguro de vida para las transacciones, para los pactos y para los contratos, antes de que hubieran jueces o abogados.

Es por esta razón que las sociedades guiadas por el honor son precisamente aquellas donde el Estado es débil, ha desparecido o no ha podido llegar administrativamente a todos sus rincones. El honor es patrimonio de lo tribal y se regula a través de la vergüenza, caer en el deshonor es una forma de exclusión, de exilio y de marasmo social, nadie puede fiarse de la palabra de un hombre sin honor.

En este sentido el honor de los hombres depende fundamentalmente de su esposa, de sus hijos e hijas y es el hombre el depositario de ese honor que se adjudica a su familia y por lo que es merecedora de respeto y de confianza, un intangible a conservar. Una mujer que desafía el honor de su familia cometiendo adulterio o alguna transgresión relativa a esa cultura debe ser castigada, no por el Estado -demasiado lejano para delegarle ese papel-, y tampoco por sus vecinos sino por el más allegado a ella. es por eso que entre ciertas culturas existen todavía los castigos de honor, donde un hermano casi siempre es el encargado de castigar una hermana díscola.

Y es precisamente esa lejanía la que legitima también la venganza individual. Nada puede quedar sin castigo en una sociedad del desierto, donde las condiciones de vida imponen un divorcio entre el Estado si existiere y la exigencia individual de liquidar las deudas incluso al precio de la sangre. El “Ojo por ojo y diente por diente” es la primitiva forma de justicia que emana de esas culturas. Es así como ciertas culturas y quizá todas consiguieron cohesionar sus respectivas sociedades, junto con las creencias religiosas y una justicia divina en la otra vida si se cumplían -en ésta- las condiciones impuestas por la Ley, que en un principio fue integrista, es decir Dios (lo divino) y la justicia terrena eran la misma cosa.

El problema de las culturas del honor, por más trasnochados que nos parezcan sus presupuestos, no está en ellas mismas sino en su colisión con las culturas de la dignidad.

La cultura de la dignidad

Si el honor hay que merecerlo, la dignidad se supone que existe de hecho solo por estar vivo y ser miembro de una determinada comunidad. Más aún: pertenecer a la especie humana por sí mismo nos otorga una dignidad especial con independencia de si somos o no honorables.

La dignidad es un subproducto del cristianismo y la suposición de que todos somos hijos de Dios y de alguna manera, iguales ante su suprema indistinción. Las sociedades otrora guiadas por el honor sufrieron, sobre todo en Europa una transformación lenta a través de los años hasta establecerse hegemónicamente sobre la anterior, de la que aun quedan restos en todos y cada uno de nosotros.

Pero si pudo establecerse una cultura de la dignidad fue gracias al establecimiento de Estados fuertes que administraban la Justicia en nombre de sus súbditos. Ya no hacía falta la venganza personal pues el Estado velaba por nuestros derechos, como pasaron a conocerse a todas y cada una de nuestras obligaciones anteriores. No era ya necesario vengarnos de nuestros ofensores, bastaba con denunciarlos a la policía o llevar los contratos a una audiencia penal o civil.

La dignidad llevaba implicita la idea de la igualdad, de manera que las culturas igualitarias que hoy tenemos al menos en Europa se han desarrollado a partir de la idea cristiana de la dignidad de ser todos hijos de Dios, una idea muy original. Ya no hace falta hacer nada para mantener el honor, basta con ser un buen ciudadano y no delinquir contra el Estado y sus leyes para ser merecedor del honor que en cualquier caso viene colgando de la dignidad humana. Naturalmente esta igualdad se aplica tanto a hombres como a mujeres, y abarca las distintas razas, religiones, creencias u orientaciones sexuales, ideológicas o políticas. Se trata de la esencia de nuestra forma de gobierno: la democracia, algo incomprensible para una sociedad regulada por el honor como supremo valor moral.

Tolerancia, justicia y democracia son valores de esta idea de la dignidad. Y si la vergüenza es la emoción que regula las interacciones sociales en las culturas del honor, la culpa es la emoción que regula las interacciones en las culturas de la dignidad.

Choque de trenes

El problema adviene cuando ambas culturas entran en contacto en eso que ha venido en llamarse multiculturalismo y una de ellas ha de integrarse a la fuerza en la otra. Integrarse o asimilarse es de hecho un problema porque se supone que la distancia o el esfuerzo corresponde a aquel que llega como inmigrante y que lleva esa pesada carga de poseer una cultura “más atrasada”, se trata de algo así como una conversión religiosa como imponer la democracia a la fuerza. En realidad la idea de integración supone una negación de las diferencias muy similar a las que castigamos con la idea de “xenofobia, en este caso predominaría la eliminación de las mismas. La diversidad si ha de ser diversa no admite a trámite ningún tipo de integración salvo si se renuncia a las claves identitarias que le sirven de soporte a los individuos concretos. No es de extrañar que los terroristas islámicos en Europa, sean esos que aparecían perfectamente integrados en sus sociedades y que incluso eran cantantes de rap y que se radicalizan rápidamente por Internet, una forma de decir que estas personas carecían de identidad, pues la integración en una sociedad de la dignidad está demasiado alejada de las tradiciones que sirvieron de soporte a estas personas en su imaginario, dicho de otra forma no sirve como modelo identitario salvo si se hace voluntariamente. Nadie puede obligar a nadie a integrarse o a seguir una moral impuesta por un tercero. Sus padres y sus abuelos dan fe de que esto solo es posible en apariencia.
Leer el artículo completo, aquí...

El 64,5% de los catalanes cree que el 'procés' acabará en nada


La independencia no es la próxima parada del sueño catalán. Lo piensan incluso más de la mitad de los que quieren irse de España. Es decir, el “momento populista de ruptura” que estalló a finales del 2012, ya habría quedado atrás. Y aunque las apelaciones al diálogo parecen extraviarse en la enorme distancia de las respectivas posiciones, el choque de trenes ya no figura como la única opción. De hecho, desde el Gobierno central se barajan propuestas que alcanzan incluso a la propia Constitución. La pregunta, por tanto, puede formularse abiertamente: ¿Está hoy Catalunya preparada para una negociación con Madrid que aparque la independencia y desemboque en una mejora realista del autogobierno? Y la respuesta que ofrecen los sondeos muestra a una opinión pública crecientemente dispuesta a encajar el resultado que las fuerzas políticas catalanas sean capaces de conseguir en Madrid.
Más...





Absentismo laboral: casi un millón de trabajadores españoles cobran sin trabajar ni un solo día del año


Más de 880.000 trabajadores no acuden a su puesto de trabajo ningún día del año, según datos de la Asociación de Mutuas de Accidentes de Trabajo (Amat). Y las bajas laborales derivadas de una incapacidad temporal (IT) por enfermedad común no dejan de crecer y superarán este año los 4,5 millones, un 15% más que en 2015. Estas bajas detraen 5.500 millones de la Seguridad Social, otros 4.800 millones de las empresas y suponen un coste de oportunidad del 6% en términos de PIB de 62.000 millones.

El absentismo laboral, es decir, la ausencia al trabajo cuando estaba prevista la asistencia, se ha disparado y supera ya los niveles previos a la crisis. Amat cifra en 72.500 millones de euros su coste total. Una cantidad de la que consideran podrían recuperarse hasta 18.000 millones para dar un respiro a la Seguridad Social.
Más...

El metano substituye al CO2 como el nuevo malo de la película del calentamiento global antropocéntrico



Ahora que los políticos se habían comprometido a frenar las emisiones de dióxido de carbono (CO2). Ahora que la economía había demostrado que podía crecer sin emitir más cantidad de este gas de efecto invernadero. Ahora que la sociedad global había logrado que durante tres años consecutivos el CO2 emitido no creciera. Es ahora cuando casi un centenar de científicos publican un estudio donde muestran que la liberación explosiva de otro gas, el metano (CH4), en la atmósfera amenaza con desbaratar todo lo que se ha hecho contra el cambio climático.

El metano es, junto al CO2 y el óxido de nitrógeno, uno de los principales gases de efecto invernadero. Aunque el dióxido de carbono es el culpable del 80% del calentamiento global, el metano atrapa 28 veces más calor (lo que los climatólogos llaman forzamiento radiativo). Por fortuna su concentración en la atmósfera es mucho menor. Mientras que la del CO2 superó el año pasado las 400 partes por millón de unidades de aire (ppm), el CH4 alcanzó las 1.834 pero por cada mil millones (ppmm).
Más...




Calentamiento Global antropocéntrico: Trump dice que 'nadie lo sabe' y el mismo IPCC también. La diferencia es que lo dice de forma que no lo entiendas, y Trump no. ¿Quién es más impresentable?

Hasta lo de París, hablaban de los dos grados por encima de la temperatura preindustrial como límite peligroso. No es una cifra que venga de ninguna ciencia o conocimiento, sino elegida a huevo y porque sí (decisión política, le llaman). Para cuando París, ya veían que las temperaturas iban por la parte baja del rago. Y en vez de alegrarse -oye, ¡que vamos muy bien sin hacer nada!- empezaron a hablar del “objetivo” de no pasar de 1,5º. No vaya a ser que la plebe piense que se puede arreglar sin tener que pagar más.

¿Y Trump? Pues Trump será un impresentable, pero está diciendo lo obvio. Igual es por eso que resulta tan impresentable.

“I’m very open-minded. I’m still open-minded,” he said. “Nobody really knows.”

El mismo IPCC dice que no lo sabe. La diferencia es que lo dice de forma que no lo entiendas, y Trump no.
Leer artículo completo, aquí

La inteligencia americana dividida: el FBI y la CIA en desacuerdo sobre si Rusia interfirió en las elecciones


The CIA and FBI presented divergent cases to lawmakers when discussing Russia's intervened in the U.S. election.

A secret CIA assessment uncovered by the Washington Post Friday concluded that Russia intervened in the U.S. presidential election to help Trump win the White House.

The CIA was “direct and bald and unqualified” about Russia’s intentions to help Trump, officials who attended a House briefing told the Post.

However, an FBI official's presentation to the House Intelligence Committee was "fuzzy" and "ambiguous," the Post added. The CIA believes Russians hacked both Democratic and Republican organizations, though only documents from Democrats were leaked and published.

According to multiple reports, the FBI still hasn't confirmed whether the RNC or other Republican groups were hacked.

The Washington Post reports the FBI is not certain that Russia's interference in the election was a purposeful effort to alter the results.

During a meeting of the House Intelligence Committee, the CIA said it was sure of Russia's intentions in hacking Democratic party emails, but the FBI was less certain, The Post reported.
Más...