Translate | Traducir

dijous, 20 d’abril de 2017

Por qué es imposible crear empleos en Occidente

Repárese en un simple dato numérico. Antes de dar inicio la segunda gran ola globalizadora del capitalismo hacia principios de los años ochenta, los mercados laborales de las economías abiertas agrupaban en total a unos mil millones de trabajadores. Tres décadas después, tras la disolución del bloque soviético y la apertura de China e India a los mercados transnacionales, esa cifra se había multiplicado por tres, hasta alcanzar una oferta de mano de obra que ronda los tres mil millones de personas. Así las cosas, un político europeo de derechas o de izquierdas que ansíe mantener una mínima honestidad intelectual está obligado a explicar cómo piensa crear puestos de trabajo en París, en Roma o en Vallecas si solo en Vietnam ya hay 86 millones de candidatos a cubrirlos cobrando una décima parte del salario fijado en Occidente. O menos. Y desde la honestidad intelectual solo se puede decir que esos puestos de trabajo no se van a crear nunca. De ahí la eclosión del precariado en Europa y Norteamérica. En la Francia que votará el domingo, el precariado representa casi la mitad de la población activa del país. Y el suyo será, nadie lo dude, el voto de la frustración y de la ira. También Francia puede caer. | JOSÉ GARCÍA DOMÍNGUEZ

Eso explica por qué el proteccionismo aparece como la respuesta política adecuada. Al fin y al cabo en los últimos 150 años el proteccionismo ha sido la norma y el libre comercio la excepción. Se trata de una evidencia empírica, como también es una evidencia empírica que mantener cerradas las puertas de la economía nacional durante períodos prolongados termina por empobrecer a todos, ya que se suele perder el tren de la innovación y la revolución tecnológica.

A diferencia de épocas anteriores, la competencia de la mano de obra de países tercermundistas o en desarrollo coincide actualmente con un cambio profundo del modelo productivo nacido de la revolución industrial en el siglo XIX. Las llamadas tercera y cuarta revoluciones industriales -digital e inteligencia artificial- dejan obsoletos los modos de producción y las relaciones laborales existentes hasta hoy. Todo está cambiando y a gran velocidad. El problema es que nadie sabe a ciencia cierta dónde desembocará y cómo será ese futuro cada vez más inminente. Vivimos en la incertidumbre de las eras de transición. Y la incertidumbre encumbra a líderes peligrosos.

El suicidio democrático de Turquía




1. La confrontacional retórica islamista-nacionalista de Erdogan sigue atrayendo a masas que lo adoran por decir que está acometiendo el proceso de restablecimiento del histórico influjo otomano del país como líder del mundo islámico. Su retórica —y sus prácticas— evocan a menudo un régimen autoritario en forma de sultanato. No fue una coincidencia que los miles de seguidores de Erdogan que se congregaron para aclamar a su líder tras su victoria en el referéndum ondeasen apasionadamente banderas turcas y otomanas y coreasen “Alahu Akbar” [“Alá es el más grande”, en árabe]. Para la mayoría de los conservadores seguidores de Erdogan, “primero va Dios… y después Erdogan”. Ese sentimiento explica por qué la votación del domingo no era sólo un aburrido asunto constitucional para muchos turcos: se trataba de apoyar a un hombre ambicioso que promete resucitar un pasado glorioso.

2. La campaña por el no y sus defensores fueron sistemáticamente silenciados e intimidados por el poderoso aparato del Estado, incluida la Policía y el Poder Judicial. En cambio, la campaña por el sí gozó de todo el apoyo posible del Gobierno, con una plena movilización de los mecanismos del Estado y los recursos públicos. Aún peor: Turquía fue a las urnas bajo el estado de emergencia que se declaró tras el fallido golpe de julio.

3. Un organismo parlamentario de la Unión Europea (UE) advirtió antes del referéndum de su dudosa legitimidad democrática. Decía que el Gobierno había minado la capacidad de los diputados para hacer campaña a favor del no. “Simplemente, no se dieron las condiciones para un plebiscito libre y limpio sobre las reformas constitucionales propuestas”, decía un informe publicado por la Comisión Cívica de la UE y Turquía. Subrayaba, entre otros motivos, que los líderes de un partido prokurdo que había hecho campaña por el no llevaban encarcelados desde noviembre, acusados de tener vínculos con organizaciones terroristas. Según una ONG pro derechos civiles, en los quince meses previos al referéndum la Policía empleó la violencia para poner fin a un total de 264 protestas pacíficas en defensa del no.

4. Con aproximadamente 150 periodistas en la cárcel, había un clima generalizado de miedo.

La gran purga turca arroja cifras colosales. Según el ministro del Interior turco, Suleyman Soylu, 47.155 personas han sido encarceladas desde el intento de golpe del 15 de julio;

113.260 personas han sido detenidas;

41.499 personas han salido de la cárcel con libertad condicional y 23.861 personas han sido excarceladas sin condiciones; otros 863 sospechosos aún no han sido detenidos;

10.732 de los arrestados eran agentes de policía; 168, generales, y 7.463 miembros del Ejército seguían en prisión el pasado día 2;

2.575 jueces y fiscales y 208 gobernadores u otros administradores públicos han sido encarcelados. 
El número de civiles en prisión –incluidos discapacitados, amas de casa y ancianos– es de 26.177; más de 135.000 personas han sido purgadas. 
Un total de 7.137 académicos fueron purgados, así como 4.272 jueces y fiscales que fueron despedidos por su presunta participación en la intentona golpista.

Los defensores del no fueron amenazados y tratados como terroristas. Los observadores de la Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa (OSCE) confirmaron casos de intimidación contra la campaña del no en todo el país.

5. El Partido Republicano del Pueblo, la principal formación opositora, ha denunciado un fraude electoral. Sostiene que la votación se manipuló en fondo y forma. Cuando el recuento electoral ya llevaba una hora en marcha, la Junta Suprema Electoral declaró válidas papeletas sin sellos oficiales. Esa práctica contraviene claramente el reglamento electoral. La oposición también denunció que en algunas ciudades echaron a los apoderados de las organizaciones a favor del no de los centros electorales. En Turquía, probablemente no importa qué dice la papeleta, lo que importa es quién las cuenta. | Burak Bekdil
Artículo completo, aquí



dimarts, 18 d’abril de 2017

El Sí a Erdogan ganó en Bélgica, Francia, Alemania, Holanda, Austria y Dinamarca


Resulta curioso observar como el Sí ha ganado de calle en aquellos países en los que hay un mayor número de migrantes turcos, que coinciden a su vez con los que limitaron o impidieron que autoridades turcas participaran en actos electorales en su territorio.







Fuente: Wikipedia




dilluns, 17 d’abril de 2017

Marine Le Pen quiere relanzar el laicismo frente a la injerencia política de la Iglesia y el Papa




You are proposing to ban religious symbols in all public places. Doesn’t this radically change the concept of secularism, which is based on tolerance?

MLP: I am only referring to conspicuous religious symbols. Secularism has not had to be tolerant as there haven’t been many ostentatious religious symbols and dress until recently. This is the reality.The Muslim religion has arrived in our country like a tidal wave and radical Islam has begun to apply pressure by means of the veil. It was first banned in schools in 2004. Now, veils are everywhere in the streets. This is a significant breakaway from our idea of secularism, and from our conception of women. This offends French people.


But all religions are opposed to this ban …

MLP: Perhaps. But it is up to the French people to decide. There is a separation between Church and State in our country. If the State makes this decision, religions will have to abide by the rules.Secularism means that one can pass someone in the street without either one knowing what faith the other follows. Now, there is no contesting the fact that the veil is used as a symbol of religious faith.So, yes, we will return to a more rigorous secularism. This does not constitute an opposition to, or rejection of, religion. It is an act to ensure civil peace at a time when such religious manifestations cause more and more conflict.

You wish to relegate religions to the private sphere. So would you deny them right of expression in public debate?

MLP: Render to Caesar the things that are Caesar's, and to God the things that are God's. The Conference of Bishops of France sometimes gets involved in what does not concern it: in particular, giving political directions.I don’t get involved with what the Pope should say to his followers. I don’t think religions should tell the French people how to vote.

What is your personal relationship to religion?

MLP: I have a strong faith and I am fortunate in that I have never doubted it.However, I admit that I am angry with the Church because I think that it interferes in everything except what it should really be concerned with. I have found that, in some personal circumstances, the Church has lacked compassion. But this doesn’t mean that I have no respect for some of the priests I meet.

If you are elected, will you invite the Pope?

MLP: With great pleasure. And I will tell him exactly what I have just told you.It does not surprise me that he appeals for charity and the welcoming of migrants. Charity, however, is up to each individual. He asks that States go against the interests of their own people by not placing conditions on the acceptance of significant numbers of migrants.To me, this falls within the realm of politics and even interference, since he is also a head of State.
Entrevista completa, aquí






diumenge, 16 d’abril de 2017

¿Es o no violencia de género?

En la actualidad, la violencia en el seno de las parejas gays y lesbianas se gestiona como violencia doméstica y no como violencia de género. Una diferencia sustancial, pues la ley de violencia de género (Ley Orgánica 1/2004, de 28 de diciembre, de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género) hace referencia a la violencia física o piscológica que sufre la mujer en el seno de la pareja por parte del varón. En cambio, la ley que articula la violencia doméstica (Ley 27/2003, de 31 de julio, reguladora de la Orden de protección de las víctimas de la violencia doméstica) se refiere a la violencia sufrida por cualquier integrante del mismo núcleo familiar que el agresor, ya sea el varón que sufre violencia por parte de su cónyuge, excónyuge, padres o hijos o la mujer que sufre violencia por parte de sus padres o sus hijos.





El gallinero catalán






dissabte, 15 d’abril de 2017

Experto del MIT acusa a McMaster de falsear pruebas para justificar el ataque de Trump a Siria y hundir las relaciones EEUU-Rusia




Theodore A. Postol, profesor emérito de Ciencia, Tecnología y Política de Seguridad Nacional del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT), sostiene que el ataque de gas sarín del pasado 4 de abril en la localidad siria de Khan Shaykhun no pudo ser realizada por el ejército sirio leal a Bachar al-Assad.

Postol ya había denunciado en 2013 que el ataque químico en Ghouta no había sido obra de Assad sino de grupos islamistas radicales, tal y como confirmó posteriormente una investigación oficial de la ONU.

De los tres informes realizados por Postol se desprende una sospecha inquietante: la posibilidad que se estén falseando datos para engañar a la Casa Blanca o, peor aún, que gente de la misma lo esté haciendo para protegerse de críticas de política doméstica.
It is now clear from video evidence that the WHR report was fabricated without input from the professional intelligence community.

The press reported on April 4 that a nerve agent attack had occurred in Khan Shaykhun, Syria during the early morning hours locally on that day. On April 7, The United States carried out a cruise missile attack on Syria ordered by President Trump. It now appears that the president ordered this cruise missile attack without any valid intelligence to support it.

In order to cover up the lack of intelligence to supporting the president’s action, the National Security Council produced a fraudulent intelligence report on April 11 four days later. The individual responsible for this report was Lieutenant General H. R. McMaster, the National Security Advisor. The McMaster report is completely undermined by a significant body of video evidence taken after the alleged sarin attack and before the US cruise missile attack that unambiguously shows the claims in the WHR could not possibly be true. This cannot be explained as a simple error.

The National Security Council Intelligence Report clearly refers to evidence that it claims was obtained from commercial and open sources shortly after the alleged nerve agent attack (on April 5 and April 6). If such a collection of commercial evidence was done, it would have surely found the videos contained herein.

This unambiguously indicates a dedicated attempt to manufacture a false claim that intelligence actually supported the president’s decision to attack Syria, and of far more importance, to accuse Russia of being either complicit or a participant in an alleged atrocity.

The attack on the Syrian government threatened to undermine the relationship between Russia and the United States. Cooperation between Russia and the United States is critical to the defeat of the Islamic State. In addition, the false accusation that Russia knowingly engaged in an atrocity raises the most serious questions about a willful attempt to do damage relations with Russia for domestic political purposes.

(...)

It is now obvious that this incident produced by the WHR, while just as serious in terms of the dangers it created for US security, was a clumsy and outright fabrication of a report that was certainly not supported by the intelligence community.

In this case, the president, supported by his staff, made a decision to launch 59 cruise missiles at a Syrian air base. This action was accompanied by serious risks of creating a confrontation with Russia, and also undermining cooperative efforts to win the war against the Islamic State.

I therefore conclude that there needs to be a comprehensive investigation of these events that have either misled people in the White House White House, or worse yet, been perpetrated by people to protect themselves from domestic political criticisms for uninformed and ill-considered actions. | Tercer informe
Los dos informes previos:



White House and administration officials familiar with the current debate tell me there is no consensus on how many troops to send to Syria and Iraq. Two sources told me one plan would envision sending up to 50,000 troops. Blogger and conspiracy theorist Mike Cernovich wrote on April 9 that McMaster wanted 150,000 ground troops for Syria, but U.S. officials I spoke with said that number was wildly inflated and no such plan has been under consideration.

In public the tightlipped McMaster has not revealed support for conventional ground forces in Syria. But on Sunday in an interview with Fox News, McMaster gave some insights into his thinking on the broader strategy against the Islamic State. "We are conducting very effective operations alongside our partners in Syria and in Iraq to defeat ISIS, to destroy ISIS and reestablish control of that territory, control of those populations, protect those populations, allow refugees to come back, begin reconstruction," he said.

That's significant. Obama never said the goal of the U.S. intervention in Iraq and Syria was to defeat the Islamic State, let alone to protect the population from the group and begin reconstruction. Those aims are much closer to the goals of George W. Bush's surge strategy for Iraq at the end of his second term, under which U.S. conventional forces embedded with the Iraqi army would "clear, hold and build" areas that once belonged to al Qaeda's franchise.

McMaster himself is no stranger to the surge. As a young colonel serving in Iraq, he was one of the first military officers to form a successful alliance with local forces, in Tal Afair, to defeat the predecessor to the Islamic State, al Qaeda in Iraq. During the Iraq War, McMaster became one of the closest advisers to David Petraeus, the four-star general who led the counter-insurgency strategy in Iraq that defeated al Qaeda in Iraq -- and brought about a temporary, uneasy peace there.

That peace unraveled after Obama withdrew all U.S. forces from Iraq at the end of 2011. Obama himself never apologized for that decision, even though he had to send special operations forces back to Iraq in the summer of 2014 after the Islamic State captured Mosul, Iraq's second-largest city. He argued that U.S. forces in Iraq would have been caught up inside a civil war had they stayed.

The cadre of former military advisers to Petraeus took a different view. They argued that America's abandonment of Iraq gave the Shiite majority there a license to pursue a sectarian agenda that provided a political and military opening for the Islamic State. An active U.S. presence in Iraq would have restrained those sectarian forces.

One of those advisers was H.R. McMaster. It's now up to Trump to decide whether to test the Petraeus camp's theory or try to defeat the Islamic State with a light footprint in Syria. Put another way, Trump must decide whether he wants to wage Bush's war or continue Obama's.| Eli Lake (Bloomberg)


divendres, 7 d’abril de 2017

Con el castigo a Assad, Trump advierte a Irán y Corea del Norte: no se permitirá que nadie cruce las líneas rojas




La respuesta militar de Trump al ataque químico en Siria deja claro que la política exterior de los EEUU ha cambiado. Se acabó, pues, la era Obama. La contundente respuesta de Trump al dictador Assad, al que tan sólo unos días antes parecía pragmáticamente dispuesto a aceptar en el poder, manda al mundo una señal inequívoca: no se permitirá a nadie cruzar las líneas rojas. A nadie. Que tomen nota Irán o Corea del Norte. Y también Rusia.

En algunos medios se apunta que el ataque químico del martes podría ser obra de grupos islamistas rebeldes. Al fin y al cabo, existen precedentes. Los ataques químicos en Khan al Asal y en Ghouta en 2013, que inicialmente se atribuyeron al gobierno sirio, la ONU concluyó que las sospechas recaían en el frente opositor al-Nusra.

Sin embargo, también existen precedentes de sospecha sobre la responsabilidad de Damasco en diversos ataques químicos, esporádicos y limitados, como el de esta ocasión. La tesis rusa del transporte de armas químicas del ISIS por territorio sirio y, especialmente, que estas armas se activaron al ser bombardeado el arsenal de los rebeldes en Khan Sheikhoun, resulta inverosímil.

Por un lado, la documentación gráfica disponible muestra la existencia de cráteres provocados por las bombas lanzadas desde aviones sirios en zonas alejadas del arsenal rebelde y en las que hubo también víctimas de gases venenosos. Por otro lado, es prácticamente imposible que el bombardeo del arsenal produjera la emisión de gases venenosos tipo sarín, ya que se trata de gases binarios que sólo se activan cuando se mezclan los componentes antes de su uso.

Even assuming that large quantities of both Sarin precursors were located in the same part of the same warehouse (a practice that seems odd), an air-strike is not going to cause the production of large quantities of Sarin. Dropping a bomb on the binary components does not actually provide the correct mechanism for making the nerve agent. It is an infantile argument. One of the precursors is isopropyl alcohol. It would go up in a ball of flame. A very large one. Which has not been in evidence.

Another issue is that, if the Syrian regime actually did believe that the warehouse stored chemical warfare agents, then striking it deliberately was an act of chemical warfare by proxy.

Finally, we are back to the issue of industrial capacity. It takes about 9 kg of difficult to obtain precursor materials to generate the necessary steps to produce Sarin. The ratio is similar with other nerve agents. Having a quantity of any of the nerve agents relies on a sophisticated supply chain of exotic precursors and an industrial base. Are we to seriously believe that one of the rebel factions has expended the vast sums of money and developed this industrial base, somehow not noticed to date and not molested by attack? It seems an unlikely chain of events.

Todo apunta a que Assad cometió graves errores de cálculo. Por un lado, creyó equivocadamente que la resignada aceptación de Tillerson de su continuidad en el poder era una carta blanca para actuar como le viniera en gana. Por otro, no tuvo en cuenta que los fracasos, por lo menos momentáneos, de Trump en el frente interior -restricción de visados y derogación del Obamacare- le hacían especialmente propenso a emprender acciones significativas que le permitieran cerrar filas y engrandecer su perfil presidencial. Siria le ha brindado esa oportunidad. 'America First' no significa ni inhibición ni irresolución en política exterior. Empieza, pues, con contundencia y sin vacilación, la era Trump.











dimecres, 5 d’abril de 2017

Alguien lo tenía que decir: Obama trazó una 'línea roja' contra el uso de armas químicas pero después no hizo nada

El ataque químico contra gente inocente, incluidos mujeres y niños, registrado hoy en Siria es reprensible y no puede ser ignorado por el mundo civilizado. Estos actos atroces del régimen de Bashar al Asad son consecuencia de la debilidad e irresolución de la anterior Administración [norteamericana]. El presidente Obama dijo en 2012 que trazaría una “línea roja” contra el uso de armas químicas pero después no hizo nada. Los Estados Unidos están con sus aliados en todo el planeta y condenan este intolerable ataque.



dimarts, 4 d’abril de 2017

Manifiesto por un modelo de fin de ETA sin impunidad






La infantilización universitaria amordaza la libertad de expresión en los campus

La supresión de la libertad de expresión en los campus universitarios no es una cosa nueva, analiza Jon Haidt, psicólogo social de la Universidad Stern School of Business de Nueva York. En el pasado, parece haber sido ejercida principalmente por el profesorado y las administraciones, pero ahora lo es por los propios los estudiantes.

Jon Haidt explica que se trata de una 'revolución moral' y que su último hito ha sido la creación de los 'safe spaces' en las universidades de EEUU, Canadá y Gran Bretaña a partir de 2015. Antes, los estudiantes solían estar en contra de la autoridad, en contra de las normas y por la máxima libertad. Ahora, por el contrario, son los estudiantes los que demandan que la autoridad imponga nuevas normas y regulaciones aún a costa de la libertad.



En Plaza Moyua lo interpretan así:

Es de niños cuando aprendemos los trucos para solucionar los conflictos . Y si has pasado la infancia bajo supervisión, el truco es ligarte al que pueda hacer la función de “adulto”, poniendo cara de víctima para que castigue al que le tienes manía — con o sin razón. En el caso de la universidad, su administración. Cuando lleguen al mercado laboral … supongo que el macho alfa Coleta Morada, y los vengadores de Potemos.

Si Haidt tiene razón, y esa pinta lleva, puede ocurrir que en este caso no funcione el cambio usual de “ideología” -o mentalidad- con la edad. Que se es más proclive en edades tiernas a las grandes ideas que nunca funcionan, y al crecer se le va dando más peso a la p*t* realidad. Pero si vienen embarcados en el uso del truqui del victimismo y las prohibiciones morales, podría ocurrir que eso perdure en el tiempo. Y que el mundo cambie, por una interrupción del tránsito de la infancia al adulterio.




diumenge, 2 d’abril de 2017

Para entregar el poder por las buenas Maduro y Castro tendrían que ser Pinochet, pero son algo mucho peor



Lo de Venezuela da risa, qué les puedo decir. Qué esperaban, que Maduro (es decir Raúl Castro) entregara por las buenas el poder. Santocielo. Hay que ser gilipollas, con perdón, para pensar eso. Para entregar el poder por las buenas Maduro y Castro tendrían que ser Pinochet, pero no lo son: son algo muchísimo peor. A ver, lo diré otra vez, tomen nota por favor: el verdadero golpista y el verdadero presidente de Venezuela es Raúl Castro. Maduro es un hombre formado en Cuba es decir por la policía cubana y puesto en Venezuela como monigote castrista. Un monigote completa y absolutamente controlado por la policía cubana. En Venezuela gobiernan los generales cubanos y los asesinos del DSE cubano allí asignados, y hablar del asunto como si fuera un asunto venezolano sólo demuestra complicidad y sólo demuestra abyección. Y cobardía. Así la prensa española que no menciona a los Castro en sus hipócritas y cobardes editoriales.

Pero lo más divertido de todo es el ex presidente español Zapatero tratando de ayudar a los golpistas y a los asesinos cubanos aún después de haber consumado el golpe contra lo poco que quedaba de democracia en Venezuela: no conozco el contenido de los videos que pudiera tener la policía cubana de Zapatero pero han de ser muy jugosos si tenemos en cuenta la vileza en la que se sume Zapatero con tal de servir a los Castro. | Juan Abreu