Translate | Traducir

dimecres, 21 de juny de 2017

¿Se prefiere la victimización y los minutos de silencio a prohibir que coche y bicicleta circulen por el mismo carril?




De la misma manera que con las mujeres, los telediarios 'visualizan' ahora la muerte de ciclistas. Ambos son, sin duda, problemas graves. Sin embargo, la reiterada y omnipresente focalización mediática sobre un determinado grupo de víctimas puede crear una percepción equívoca y exagerada de su verdadera dimensión. O peor aún, de que existen víctimas de primera y víctimas de segunda.

En el caso de los ciclistas, el número de fallecidos en 2015 fue de 48. En ese mismo año, el número de peatones muertos ascendió a 120 y el de motoristas (incluyendo ciclomotores) a 275. A pesar de ello, peatones y motociclistas han dejado de 'visualizarse', si es que alguna vez lo estuvieron realmente, en beneficio de otras víctimas que, por distintas razones, han pasado a ser merecedoras de una atención preferente.

Esa persistente focalización no es inocua. La creación de una nueva victimización lleva inevitablemente a la creación de una nueva culpabilidad. A la construcción de un nuevo enemigo social. En este caso, el automovilista, que por el mero hecho de serlo deviene sospechoso de ciclicidio.

Para ese automovilista, para todo aquél que pueda atropellar a un ciclista -¿también a un peatón?-, se pedirá que se endurezcan las penas y -¿por qué no?- que se le considere culpable mientras no demuestre lo contrario. Lo mismo que pasa con los hombres en la ley de Zapatero contra la violencia de género.

Acabar o reducir al mínimo la muerte de ciclistas, a diferencia de la muerte de mujeres por violencia machista, tiene una fácil solución: prohibir que se circule en bicicleta en todas aquellas carreteras en que la velocidad autorizada sea superior a los 20/30 km hora. Las campañas de sensibilización son poco efectivas. Lo único efectivo es declarar incompatible la circulación por un mismo carril de potentes automóviles y de cuerpos humanos encaramados en frágiles artilugios de inestable equilibrio.

Ya sabemos que el ciclismo está de moda y que cuenta con el apoyo de los verdes de todos los partidos, pero no por ello debemos ignorar que se ha convertido en un deporte de alto riesgo. Si el gobierno y el parlamento creen que las virtudes del ciclismo son tan beneficiosas socialmente para justificar una importante inversión, que se construyan carriles bici amplios y seguros en todas las carreteras de España. Mientras tanto, prohibido circular por ellas.

Y debe prohibirse no solo por la vida de los ciclistas sino también para garantizar el derecho de los ciudadanos a circular en coche sin la constante y peligrosa interferencia que provocan. El problema no es encontrarse esporádicamente con alguno. El problema es que el ciclismo se ha masificado. Una masificación que ha convertido la bicicleta en un buen negocio para unos pero en uno malo para otros. Se trata de un problema que opone a una minoría que usa la vía pública principalmente para su ocio personal a una mayoría que la usa para trabajar, comerciar o desplazarse por necesidad.

¿Lo prohibirá Rajoy? ¿Lo prohibirá Sánchez, Rivera o Iglesias? Seguro que no. ¿Cómo van a prohibir algo que les daría muchos problemas si pueden hacer minutos de silencio y prometer mano dura con los culpables recibiendo por ello el agradecimiento de los víctimizados?



Mi anterior artículo sobre el mismo tema:



dissabte, 17 de juny de 2017

Arruñada: 'La extrema izquierda detesta más a alguien que se haga rico sirviendo a los demás que a un corrupto'




'Lo de Amancio Ortega es sangrante, no tanto por la envidia como por el desprecio que suscita. Fíjese que mucho intelectual sigue creyendo que nuestro Ortega importante es un filósofo. Además, un filósofo que lideró un populismo intelectual pernicioso, que primero encendió la hoguera y luego se lavó las manos. Y la extrema izquierda no traga que alguien se haga rico sirviendo a los demás. Parecen detestarle más que a los corruptos.' | BENITO ARRUÑADA





Leer la entrevista completa, aquí


divendres, 16 de juny de 2017

Camille Paglia: 'Los progres han reducido al individuo a una identidad de grupo, definido como víctima permanente que niega a los demás el derecho democrático a criticarlos'





Leer aquí la entrevista completa a Camille Paglia, que habla también sobre Trump, los demócratas, el transgenerismo y el terrorismo islamista




La dictadura de la pequeña minoría




A una minoría intransigente –un cierto tipo de minorías intransigentes– le basta alcanzar un nivel muy pequeño, digamos el tres o cuatro por ciento de la población total, para que toda la población tenga que someterse a sus preferencias. Además, con el dominio de la minoría aparece una ilusión óptica: un observador ingenuo tendría la impresión de que las elecciones y preferencias son de la mayoría. Si parece absurdo, lo es porque nuestras intuiciones científicas no están calibradas para esto (las criterios instantáneos de las instituciones académicas y científicas no funcionan, y tu comprensión intelectual corriente fracasa con los sistemas complejos, pero no la sabiduría de tu abuela).

(...)

Primero, la geografía del terreno, esto es, la estructura espacial, tiene cierta importancia; es muy diferente si los intransigentes se encuentran en su propio barrio o si están mezclados con el resto de la población. Si la gente que sigue la regla de la minoría vive en getos, con sus pequeñas economías separadas, entonces la regla de la minoría no se aplica. Pero, cuando una población está más distribuida en el espacio, digamos que la proporción de tal minoría en un vecindario es la misma que en la ciudad, en la ciudad es la misma que en la provincia, en la provincia es la misma que en el estado, y en el estado es la misma que en la nación al completo, entonces la (flexible) mayoría tendrá que someterse a la regla de la minoría. En segundo lugar, importa algo el costo de la estructura. Si cuesta diez veces más que hacer comida Kosher, entonces la regla de la minoría no será aplicada, excepto quizás en barrios muy ricos.

(...)

Podemos conjeturar que la formación de valores morales en sociedad no procede de la evolución del consenso. No, es la persona más intolerante la que impone la virtud en otros precisamente debido a su intolerancia. Lo mismo se aplica a los derechos civiles.

(...)

La sociedad no evoluciona a partir del consenso, del voto, la mayoría, los comités, las reuniones ampulosas, las conferencias académicas y los colegios electorales: bastan unas pocas personas para mover desproporcionadamente la aguja. Todo lo que se precisa es una regla asimétrica en alguna parte. Y la asimetría está presente en casi todo. | NASIM TALEB
Leer el artículo completo, aquí


Oleada de crímenes de honor musulmanes en Alemania




El presente año va camino de marcar el récord en violencia por honor en Alemania; en los primeros cinco meses ha habido al menos treinta crímenes de honor, entre ellos los siguientes:

18 de mayo. En Berlín, un bosnio de 32 años, Edin A., asesinó a su exnovia, una alemana de 35 años llamada Michelle E., después de que ésta pusiera fin a su abusiva relación. Edin A. también secuestró y torturó al hijo de 12 años de la chica, al que obligó a presenciar el asesinato de su madre. Los vecinos dijeron que habían alertado a la policía varias veces por la conducta violenta de Edin A., pero que la policía no hizo nada.

17 de mayo. En Pforzheim, un tayiko de 53 años mató a puñaladas a su esposa de 50 años en su lugar de trabajo, un centro de día cristiano. Se desconoce todavía si la mujer se había convertido al cristianismo.

17 de mayo. En Wardenburg, un iraquí de 37 años mató a su mujer de 37 años apuñalándola mientras dormía en su cama. Los cinco hijos de la pareja, con edades comprendidas entre los cuatro y los quince años, estaban en casa en el momento del asesinato y ahora viven con unos parientes.

8 de mayo. En Neuendettelsau, un solicitante de asilo etíope de 24 años, Mohamed G., apuñaló a su novia de 22 años en el estómago en un restaurante después de que ella presuntamente lo "provocara". La mujer estaba embarazada de cinco meses; el bebé no nato murió en el ataque.

4 de mayo. En Friburgo, un solicitante de asilo sirio de 33 años apuñaló a su mujer de 24 años, una cristiana kurda que se había marchado del apartamento de la pareja, pero que había vuelto a recoger algunas pertenencias personales. Los tres hijos de la pareja —de seis años, tres años y diez meses respectivamente— están ahora en custodia protectora.

29 de abril. En Prien am Chiemsee, un afgano de 29 años mató a puñaladas a una afgana de 38 años, Farima S., que se había convertido al cristianismo. El atacante rodeó a la mujer cuando salía de una tienda con sus dos hijos.

23 de abril. En Syke, un iraquí de 32 años, Murad B., estranguló a su mujer de 32 años, Mehe K., delante de los tres hijos de la pareja, de uno, dos y nueve años.

23 de abril. En Dresde, un refugiado palestino de 29 años, Shahajan But, asesinó a su novia, una vietnamita de 41 años llamada Thu T. La policía dice que el hombre, que había llegado a Alemania en diciembre de 2015, se enfureció al saber que la mujer no había publicado ninguna foto de él en su página de Facebook, y sospechó que ella pudiera tener otro novio.

16 de abril. En Mainz-Finthen, un solicitante de asilo egipcio de 39 años mató a puñaladas a su mujer de 32 años. La policía dijo que la pareja había estado discutiendo en el momento del ataque. Sus dos hijos están en custodia protectora.

5 de abril. En Leipzig, un sirio de 34 años mató a su mujer de 28 años apuñalándola porque ésta quería el divorcio. Los dos hijos de la pareja presenciaron el ataque. Están en custodia protectora.

31 de marzo. En Gütersloh, un sirio de 43 años quemó a su hija de 18 años con un cigarrillo y la amenazó con matarla. Cuando la policía intervino, el padre se negó a permitir a su hija salir de casa. Después de que la policía lograra poner a salvo a la hija, el padre y el hijo atacaron a la policía, que usó espráis de pimienta para repeler los ataques. La chica está en custodia protectora.

15 de marzo. En Kiel, un turco-alemán de 40 años mató a su esposa turca, de 34 años, apuñalándola delante de un centro de día. Los vecinos dijeron que la pareja, que se había separado, había estado discutiendo acerca de mandar a sus tres hijos a Turquía.

4 de marzo. En Duisburgo, un solicitante de asilo sirio de 30 años, Mahmud Mahruseh, apuñaló a su exnovia de 32 años. La mujer sobrevivió; su atacante sigue suelto.

3 de marzo. En Mönchengladbach, un solicitante de asilo de 32 años, Ahmed Salim, asesinó a una alemana de 47 años, Nicole M., presuntamente después de que ella terminara su relación con él. El hombre, que también utiliza el alias "Jamal Amilia", fue arrestado en España. En su solicitud de asilo, había escrito que era de Israel. En otra solicitud de asilo puso otro país, había escrito que era de Marruecos. Se cree que es de Irak.

2 de marzo. En Scheeßel, un iraquí de 42 años mató a su esposa de 52 años, también de Irak, apuñalándola. La policía describió el crimen como un asesinato por honor. Los hijos de la pareja están ahora en custodia protectora.

25 de febrero. En Euskirchen, un turco-alemán de 32 años mató a puñaladas a su exnovia, una alemana de 32 años que había empezado a salir con otra persona.

17 de febrero. En Offenbach, un turco de 32 años, Volkan T., disparó y mató a su exnovia, una mujer de 40 años, Silvia B. El hombre dijo que estaba enfadado porque la mujer, que tenía dos hijos, había terminado su relación con él.

15 de febrero. En Bielefeld, un iraquí de 51 años intentó asesinar a su esposa de 51 años atacándola con un martillo cuando asistía a clase de alemán en una academia de idiomas del barrio. El hombre estaba al parecer enfadado porque la mujer se mezclaba con otros estudiantes de lengua.

10 de febrero. En Ahaus, un solicitante de asilo nigeriano de 27 años mató a puñaladas a una mujer de 22 años después de que ella presuntamente ofendiese su honor rechazando sus insinuaciones románticas. La mujer, hindú, trabajaba en el mismo centro para refugiados donde vivía el atacante. Fue arrestado en Basilea (Suiza).

7 de febrero. En Hanover-Mühlenberg, un serbio de 21 años apuñaló a su exnovia después de que ésta pusiera fin a su relación con él y empezara a salir con otra persona.

1 de febrero. En Hamburgo, un afgano de 26 años apuñaló a su mujer de 28 años, separada de él, durante una pelea; ella sobrevivió al ataque.

15 de enero. En Bremen-Vegesack, un turco de 39 años mató a su mujer siria de 40 años, que estaba embarazada de nueve meses, porque quería divorciarse de él. El bebé no nato también murió en el ataque.

5 de enero. En Waldshut-Tiengen, un turco de 47 años apuñaló a su mujer separada cuando iba por la calle con un amigo. Cuando ella intentó escapar, él la persiguió y le clavó un cuchillo en la espalda.

4 de enero. En Köln-Buchheim, un iraquí de 44 años asesinó a su hija de 19 años porque no aprobaba a su novio. Dos días después, llamó a la Policía: "He matado a mi hija", dijo. Quizá el hombre nunca sea llevado ante la justicia; se cree que ha huido a Irak.
Más...




dijous, 15 de juny de 2017

Cada día me da más asco mi profesión

La noticia de la obra de teatro en que se asesina a Donald Trump ha sido prácticamente ignorada por nuestros grandes medios de comunicación, mientras que los disparos realizados por un demócrata partidario de Bernie Sanders, que han puesto entre la vida y la muerte a un líder republicano del Congreso, solo han merecido una discreta cobertura.

Sin embargo, si el asesinado en la obra de teatro fuese Obama o si el que disparó contra unos congresistas fuese un seguidor de Trump, la noticia no solo hubiera tenido una mayor cobertura y relevancia sino que tendría un seguimiento intensivo y permanente.

Cada día me da más asco mi profesión.


Y es que nosotros somos más papistas que el Papa, ya que incluso el New York Times, a pesar de una cierta equidistancia, se atreve a decir esta verdad:



dimarts, 13 de juny de 2017

El TEDH no absuelve a Atutxa




La ignorancia jurídica, el sesgo periodístico y el interés partidista se suman para convertir la sentencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos en lo que no es. El TEDH no cuestiona el delito de desobediencia, por el que fueron condenados por la Sala Segunda del Supremo en abril de 2008 Juan María Atutxa y otros dos diputados vascos por negarse a disolver el grupo parlamentario Sozialista Abertzaleak, sucesor de la ilegalizada Batasuna. Lo único que cuestiona la sentencia del TEDH es la no celebración de la vista pública y completa. Es decir, cuestiona un aspecto de la ley procesal en las vistas de casación, no el delito ni la pena aplicada en este caso.

En nuestro ordenamiento jurídico la casación no es instancia, en consecuencia no se pueden revisar los hechos, ni mucho menos abrirse a o agregarse pruebas. No se trata, pues, de un nuevo juicio. Es por ello que en estas vistas nunca comparecen los reos. Lo que se derivaría de la sentencia, en todo caso, sería la revisión del proceso de casación, pero en ningún caso modifica la condena de Atutxa y los otros dos diputados.

El tribunal europeo sólo les ha concedido 1 euro de indemnización por cabeza por daños morales -que debe considerar insoportablemente leves dada la cantidad fijada- y una compensación de 600 euros por las costas del proceso. Es decir, que España no está obligada a devolver a Atutxa los 18.000 euros de multa y los 24 euros impuestos en su momento a Bilbao y Knorr.

........................

¿Es Alemania también una democracia de 'baja calidad', un Estado 'autoritario'?


dilluns, 12 de juny de 2017

La generación del 'todo gratis' encumbra a un Corbyn que casi siempre está en el lado equivocado


El abrazo de Hugo Chávez a uno de los suyos

Apoyando al IRA

EXAMINER.- La piedra angular de la ideología de Corbyn es que Occidente está siempre y en todo lugar equivocado. Esta creencia le ha llevado a algunas extrañas alianzas. Apoyó al IRA cuando estaba tratando de someter a bombazos a Irlanda del Norte. Respaldó a Hamas y Hezbollah. Fue un fiel portavoz de Fidel Castro y Hugo Chávez. Ni siquiera condenó a la junta fascista argentina que invadió las Islas Malvinas en 1982, porque, bueno, no podían ser tan malos si estaban contra nosotros.

Cuando se le preguntó si había un solo conflicto en el que estaría del lado de Gran Bretaña contra sus enemigos, Corbyn finalmente logró dar con un sólo ejemplo: la Segunda Guerra Mundial. Y eso, Jeremy, después de que Stalin hubiese cambiado de bando en 1941.

Y, sin embargo, el 40 por ciento de los votantes británicos respaldaron las candidaturas laboristas el jueves. ¿Qué pasó por su mente?

Es cierto que la campaña conservadora podría haber sido mejor, pero eso es cierto de cada campaña en la historia. La primer ministro, Theresa May, fue criticada por convocar una elección innecesaria y luego negarse a participar en los debates televisados. Pero eso no es suficiente para explicar cómo el Laborismo se elevó al 30 o 40 por ciento de apoyo durante la campaña.

No, me temo que la explicación es más simple y más deprimente. Muy pocos votantes apoyarán a un partido que no les ofrezca cosas gratis.

El manifiesto laborista era una ridícula lista de folleto comercial. Prometía mucho dinero para salud, escuelas, policía y para incrementos salariales en el sector público, aumento de las pensiones y la matrícula universitaria gratuita. Todo el dinero extra para pagarlo se supone vagamente que se sacaría de los "grandes negocios" y de "los ricos". O sea, que a una gran cantidad de gente le gusta el sonido de golosinas y que alguien se las pague.

El voto laborista provino en forma desproporcionada de los menores de 25 años, en una cifra sin precedentes que confundieron a todas las encuestas de opinión. Pocos de los votantes de esa generación saben algo acerca de los atentados terroristas del IRA en los años 1970 y 1980, que, en su escala, superó con creces al terror islamista de hoy. No recuerdan la Guerra Fría. Ni siquiera recuerdan, aún que sea vagamente, el último gobierno laborista que, en 2010, dejó al Reino Unido de la Gran Bretaña con un déficit mayor que el de Grecia.
Más...


divendres, 9 de juny de 2017

Puigdemont anuncia, que no convoca, un referéndum ilegal para el primero de octubre




La ínfima calidad jurídica de la declaración institucional de Puigdemont, anunciando día y pregunta para un referéndum secesionista, hace pensar que ni en su redacción ni posterior corrección han participado los servicios jurídicos de la Generalitat ni otros profesionales y expertos.

Así, Puigdemont, en la línea quinta de la declaración, se saca de la manga que en el Estatuto de 2006 hubo 'un referéndum acordado'. O Puigdemont es un ignorante o un mentiroso. O las dos cosas.

El referéndum no fue acordado. El referéndum se convocó por imperativo legal y constitucional, según establecía el Estatuto anterior de 1979, vigente en ese momento, en su artículo 56, 1b. Imperativo que también recoge el Estatuto reformado de 2006 en el artículo 223, 1b, como no podía ser de otra manera.

Tras acusar al Tribunal Constitucional de prevaricación por estar integrado por 'miembros caducados y comprometidos con el partido político que hoy gobierna el Estado', la declaración se remite a una inexistente 'dura advertencia de la Comisión de Venecia' al gobierno español por la reforma del Tribunal Constitucional.

Finalmente, y tras un largo memorial de greuges, la declaración cuenta que el Consejo Ejecutivo -el Gobierno catalán- se ha reunido con carácter extraordinario para ratificar 'la voluntad' de convocar el referéndum para el 1 de octubre y con la pregunta:  'Quereís que Catalunya sea un Estado independiente en forma de república?'.

Seguimos, pues, con el teatro. Esta declaración no tiene ninguna validez jurídica, ya que no se ha traducido en una acción ejecutiva concreta ni ha sido firmada por nadie competente para ello, ni del ejecutivo ni del legislativo. Solo sirve para ganar tiempo y alargar el proceso.

dimarts, 6 de juny de 2017

"Donald Trump es el producto de la arrogancia de la izquierda norteamericana"


José Arango, Presidente del Partido Republicano en Nueva Jersey


¿Trump será el desastre que muchos pronostican?

-Donald Trump es el producto de la arrogancia de la izquierda norteamericana, que pensó que era el peor candidato del Partido Republicano, sin darse cuenta de que Hillary Clinton, la nominada demócrata, estaba aún peor considerada.

-¿Es un populista?

-Quiere levantar el orgullo nacionalista del país. Eso vende mucho. Sí, es un populista. El problema no son las cosas que dice, sino cómo se expresa.

- La creación de empleos bate récords y la Bolsa sube sin parar. Al menos el populismo mueve la economía.

-Trump es un hombre de negocios. La Bolsa ha estado subiendo en las últimas semanas y el desempleo encara los niveles más bajos en quince años. Eso es incuestionable.

-¿Prosperaría un proceso de impeachment ?

-Nixon y Clinton estuvieron bajo esa amenaza. No vamos a recordar ahora cuáles fueron los motivos. Trump es el Bill Clinton del Partido Republicano.

-Entre Lewinsky y Putin existe algún leve matiz, ¿no cree?

-La izquierda castiga con dureza los errores de la derecha. A nosotros lo que nos importa ahora de verdad es que bajen los impuestos y mejore la calidad de la educación.

-Algo habrá que hacer con la sanidad...

-Mire, no es verdad eso de que en Estados Unidos se deja a la gente morir a las puertas de urgencias, para eso está el Emergency Care. El llamado Obamacare penalizaba a todo el mundo porque obligaba a pagar a todos. Hay seguros buenos y seguros peores, como en cualquier país del mundo. Desde luego, en Estados Unidos nadie espera un mes para operarse de una hernia.
Más...



El víctimofascismo ocupa la Universidad



Del Dia de la Ausencia, más o menos voluntaria de los negros, al día la ausencia forzada de los blancos

Bret Weinstein, que se define como “profundamente progresista”, es profesor de Biología en Evergreen; apoya a Bernie Sanders; retuitea con admiración a Glenn Greenwald (a veces yo también); y apoya a movimientos como Occupy Wall Street. Pero … es judío. Quiero decir, posiblemente un poco más sensible que los demás con la idea de que le prohíban entrar en su trabajo por su raza o color. Y dijo que no jugaba; que no iba a dejar de dar sus clases ese día — opinara lo que opinara el comité revolucionario de turno.

Y ya la tienes montada. Algaradas en la puerta de su clase, y peticiones de su expulsión de la universidad. ¡Por racista! Weinstein pide el apoyo de la administración del college, que se lo niega. Busca el apoyo de sus compañeros. Lo de humanidades y ciencias sociales se lo niegan sonoramente; los de ciencias se lo dan en privado, pero no en público. Y el se planta, y dice que no dimite ni de broma. Que le expulsen, si encuentran un motivo para hacerlo. Tiene tenure, y no es tan fácil.

Y va creciendo la ola hasta que se monta un pollo de los guapos. Desmadre total, y la universidad cerrada unos días. Aquí un ejemplo precioso en vídeo. El administrador, muy posiblemente el mayor culpable, intenta hablar con la revolución. Pero los chavales tienen muchos trucos. Y le dicen que no se le ocurra mover las manos al hablar, porque eso es una microagresión y se van a sentir ofendidos. Y el cantamañanas se agarra las manos por la espalda, para descojono universal de los microcéfalos. Una vez en postura humillada, una campeona le alecciona sobre la esclavitud, sobre sus respectivos abuelos, y le comunica que esto no se ha acabado. Hay que ir al minuto 6:00.
Más...



Pronto en nuestras Universidades


divendres, 2 de juny de 2017

Trump o no hay mal que por bien no venga

Trump lo tiene todo para que mucha gente, especialmente en Europa, no le quiera. Zafio, prepotente, chulo, arrogante y sobre todo rico y nada intelectual. El Trump de los cuatro primeros adjetivos me incomoda y a veces me hace sentir vergüenza ajena. El Trump adinerado y sin pretensiones teóricas, por el contrario, me regocija. Harto de tanto político profesional, paternalista y sabiondo, este outsider es un revulsivo casi necesario.

De momento, el fenómeno Trump empieza a tener consecuencias importantes. La primera: Europa parece haber despertado a la realidad. Lo verbalizó Ángela Merkel, de campaña electoral en una fiesta de la cerveza: 'Los europeos tenemos que tomar el destino en nuestras manos'. Tiene miga la frase de la Frau. Llevamos 60 años de 'construcción europea' y ahora parecen darse cuenta que el destino de Europa nos corresponde a nosotros mismos. En fin, más vale tarde que nunca. Si es que de verdad se ponen a ello.

Segunda consecuencia importante: el tinglado político-económico-climático firmado en la cumbre de París queda maltrecho -por no decir hundido- tras la retirada de EEUU del mismo. Los motivos por los que Trump ha adoptado esta decisión no los sé ni me importan demasiado. Pero, como en el caso del futuro de Europa, su decisión permitirá cuestionar un Tratado que no sólo no resuelve el calentamiento global sino que enriquece a algunos y empobrece a todos. Diagnóstico en el que, por razones contrapuestas, coinciden escépticos y defensores del cambio climático antropogénico, incluido su gran gurú James Hansen.




Más interesante aún. El golpe al Tratado de París facilitará que salga a la superfície, con luz y taquígrafos, un debate científico proscrito por esa inquisición climática que, ignorando el principio de contradicción y falsación inherentes al debate científico, se atreve a acusar de 'negacionistas' a las opiniones discrepantes.

Tercera consecuencia importante: una ruptura con el modelo diplomático acomplejado y claudicante, especialmente en Oriente Medio. Trump pronunció hace pocos días un discurso clave en Arabia Saudí que ha sido ignorado por los medios centrados en algunas bobadas e incongruencias, que también las hubo.

el pasaje clave del discurso (minuto 22:25) fue cuando dijo: “Hay mucho por hacer. Esto significa hacer frente con honestidad a la crisis del extremismo islámico, a los islamistas y al terrorismo islámico en todas sus modalidades”. (El texto preparado decía “[al] extremismo islamista y los grupos terroristas islamistas”, pero cuando habló, Trump hizo esos cambios. Aunque islamista es más preciso que islámico, políticamente, ambos aluden a lo mismo).

Fue inaudito y digno de mención que un líder americano dijera eso no sólo en la capital del Reino de Arabia Saudí sino ante la Cumbre Árabe Islámica Americana, patrocinada por los saudíes y en presencia de los líderes de varios de los 50 países de mayoría musulmana. “Tengo vuestros números”, dijo Trump. “Así que no juguéis conmigo”.

Incidió en este punto varias veces: “Los países de mayoría musulmana deben tomar la iniciativa en el combate de radicalización”, “las naciones musulmanas deben asumir la carga, si queremos derrotar el terrorismo y sumir en el olvido a su perversa ideología”; hizo mención al coste humano de “el ISIS, Al Qaeda, Hezbolá, Hamás y tantos otros”, y llamó a la unidad “contra el asesinato de musulmanes inocentes, la opresión de las mujeres, la persecución de los judíos y las matanzas de cristianos”. No hubo aquí confusión alguna acerca de la naturaleza del problema. | DANIEL PIPES

Oriente Medio está encantado que haya acabado la era Obama, lo que da a Donald Trump la oportunidad de un verdadero triunfo diplomático. No hay mal que por bien no venga.



Trump, el supuesto tonto, ha cambiado la discusión y se los va a llevar al huerto