Translate | Traducir

divendres, 20 de gener de 2017

Britt: 'Por qué no soy feminista'

Texto íntegro del discurso de toma posesión de Donald Trump como 45 presidente de los EEUU



(TRADUCCIÓN GOOGLE).- Presidente de la Corte Suprema Roberts, Presidente Carter, Presidente Clinton, Presidente Bush, Presidente Obama, conciudadanos estadounidenses y la gente del mundo, gracias.

Nosotros, los ciudadanos de América, estamos ahora unidos en un gran esfuerzo nacional para reconstruir nuestro país y restaurar su promesa para todos nuestros pueblos.

Juntos, determinaremos el curso de América y del mundo por muchos, muchos años por venir. Nos enfrentaremos a retos. Nos enfrentaremos a las dificultades. Pero vamos a hacer el trabajo.

Cada cuatro años nos reunimos en este lugar para llevar a cabo la transferencia ordenada y pacífica del poder.

Y estamos agradecidos al Presidente Obama y a la primera Dama Michelle Obama por su preciosa ayuda durante esta transición.

Han sido magníficos.

Gracias.

La ceremonia de hoy, sin embargo, tiene un significado muy especial porque hoy no estamos simplemente transfiriendo el poder de una administración a otra o de un partido a otro,  hoy estamos transfiriendo el poder de Washington D.C. y devolviéndoselo al pueblo.

Durante demasiado tiempo, un pequeño grupo en la capital de nuestra nación ha cosechado las recompensas del gobierno mientras que la gente ha soportado el costo. Washington floreció, pero la gente no participó en su riqueza. Los políticos prosperaron, pero los trabajos se fueron y las fábricas cerraron.

El establishment se protegió, pero no a los ciudadanos de nuestro país. Sus victorias no han sido tus victorias. Sus triunfos no han sido tus triunfos. Y mientras celebraban en la capital de nuestra nación, había poco que celebrar para las familias que luchaban en toda nuestra tierra.

Hoy, todos los cambios comienzan aquí y ahora, porque este momento es su momento.

Te pertenece.

Pertenece a todo el mundo reunido aquí hoy y todo el mundo que lo está viendo en toda América.

Este es tu día.

Esta es tu celebración.

Y esto, los Estados Unidos de América, es tu país.

Lo que realmente importa no es qué partido controla nuestro gobierno, sino si nuestro gobierno está controlado por el pueblo.

El 20 de enero de 2017, será recordado como el día en que el pueblo volvió a ser el gobernante de esta nación.

Los olvidados hombres y mujeres de nuestro país ya no serán olvidados. Todo el mundo te está escuchando ahora. Ustedes llegaron por decenas de millones para formar parte de un movimiento histórico, como no se ha visto nunca antes en el mundo.

En el centro de este movimiento está una convicción crucial de que una nación existe para servir a sus ciudadanos. Los estadounidenses quieren buenas escuelas para sus hijos, vecindarios seguros para sus familias y buenos trabajos para ellos mismos.

Estas son demandas justas y razonables de gente justa y de un público justo.

Pero para muchos de nuestros ciudadanos, existe una realidad diferente.

Las madres y los niños atrapados en la pobreza en nuestras ciudades interiores, fábricas oxidadas esparcidas como lápidas en el paisaje de nuestra nación.

Un sistema de educación que deja a nuestros jóvenes y hermosos estudiantes privados de todo conocimiento.

Y el crimen y las pandillas y las drogas que han robado demasiadas vidas y robaron a nuestro país de tanta potencialidad no realizada. Esta carnicería se detiene justo aquí y se detiene ahora mismo.

Somos una nación, y su dolor es nuestro dolor.

Sus sueños son nuestros sueños, y su éxito será nuestro éxito. Compartimos un corazón, un hogar y un destino glorioso.

El juramento de oficio que tomo hoy es un juramento de lealtad a todos los estadounidenses.

Durante muchas décadas hemos enriquecido la industria extranjera a expensas de la industria estadounidense, hemos subvencionado a los ejércitos de otros países, permitiendo al mismo tiempo el triste agotamiento de nuestras fuerzas armadas.

Hemos defendido las fronteras de otras naciones al tiempo que nos negamos a defender las nuestras. Y hemos gastado billones y trillones de dólares en el extranjero, mientras que la infraestructura de Estados Unidos ha caído en deterioro y decadencia.

Hemos hecho ricos a otros países mientras la riqueza, la fuerza y ​​la confianza de nuestro país se han disipado en el horizonte.

Una por una, las fábricas se cerraron y dejaron nuestras costas sin siquiera pensar en los millones y millones de trabajadores estadounidenses que quedaron atrás.

La riqueza de nuestra clase media ha sido arrancada de sus hogares y luego redistribuida por todo el mundo. Pero ese es el pasado, y ahora sólo estamos mirando al futuro.

Pero ese es el pasado. Y ahora solo estamos mirando al futuro.

Nos reunimos aquí hoy para emitir un nuevo decreto para ser escuchado en todas las ciudades, en todas las capitales extranjeras y en todas las salas del poder.

A partir de este día, una nueva visión gobernará nuestra tierra.

A partir de este momento, será America First.

Todas las decisiones sobre el comercio, los impuestos, la inmigración y los asuntos exteriores se harán en beneficio de los trabajadores estadounidenses y de las familias estadounidenses.

Debemos proteger nuestras fronteras de los estragos de otros países que fabrican nuestros productos, robando nuestras empresas y destruyendo nuestros trabajos. La protección conducirá a una gran prosperidad y fortaleza.

Voy a luchar por ti con cada respiro de mi cuerpo - y nunca, nunca te defraudará.

América volverá a ganar, ganando como nunca antes.

Recuperaremos nuestros trabajos. Recuperaremos nuestras fronteras. Recuperaremos nuestra riqueza. Y recuperaremos nuestros sueños.

Construiremos nuevos caminos, carreteras, puentes, aeropuertos, túneles y ferrocarriles en toda nuestra maravillosa nación.

Sacaremos a nuestra gente del bienestar y le devolveremos el trabajo - reconstruyendo nuestro país con manos americanas y trabajo americano.

Seguiremos dos reglas sencillas: Compre americano y emplee americanos.

Buscaremos amistad y buena voluntad con las naciones del mundo, pero lo haremos con el entendimiento de que es el derecho de todas las naciones a poner sus propios intereses en primer lugar.

No buscamos imponer nuestro estilo de vida a nadie, sino dejarlo brillar como ejemplo para que todos lo sigan.

Reforzaremos antiguas alianzas y formaremos nuevas - y uniremos al mundo civilizado contra el Terrorismo Radical Islámico, que erradicaremos completamente de la faz de la Tierra.

En la base de nuestra política será una lealtad total a los Estados Unidos de América, y por nuestra lealtad a nuestro país, vamos a redescubrir nuestra lealtad a los demás.

Cuando abre su corazón al patriotismo, no hay lugar para los prejuicios.

La Biblia nos dice, "cuán bueno y agradable es cuando el pueblo de Dios convive en unidad".

Debemos hablar nuestras mentes abiertamente, debatir nuestros desacuerdos honestamente, pero siempre perseguir la solidaridad. Cuando Estados Unidos está unido, Estados Unidos es totalmente imparable.

No debe haber miedo - estamos protegidos, y siempre estaremos protegidos.

Seremos protegidos por los grandes hombres y mujeres de nuestras fuerzas armadas y fuerzas del orden y, lo más importante, estamos protegidos por Dios.

Finalmente, debemos pensar grande y soñar aún más.

En América, entendemos que una nación sólo está viviendo mientras se esfuerza.

Ya no aceptaremos a los políticos que son todo hablar y no actuar - constantemente se quejan pero nunca hacen nada al respecto.

El tiempo para charlas vacías ha terminado.

Ahora llega la hora de la acción.

No dejes que nadie te diga que no se puede hacer. Ningún desafío puede igualar el corazón, la lucha y el espíritu de América.

No fallaremos. Nuestro país prosperará y prosperará nuevamente.

Estamos en el nacimiento de un nuevo milenio, listo para desbloquear los misterios del espacio, para liberar a la Tierra de las miserias de la enfermedad, y para aprovechar las energías, las industrias y las tecnologías del mañana.

Un nuevo orgullo nacional agitará nuestras almas, elevará nuestras miradas y sanará nuestras divisiones.

Es hora de recordar la vieja sabiduría que nuestros soldados nunca olvidarán: que si somos negros o marrones o blancos, todos sangramos la misma sangre roja de los patriotas, todos disfrutamos de las mismas gloriosas libertades, y todos saludamos a la misma gran bandera americana.

Y si un niño nace en la expansión urbana de Detroit o en las llanuras azotadas por el viento de Nebraska, miran hacia el mismo cielo nocturno, llenan su corazón con los mismos sueños y están infundidos con el aliento de vida por el mismo Todopoderoso Creador.

Así que a todos los americanos, en todas las ciudades cercanas y lejanas, pequeñas y grandes, de montaña a montaña y de océano a océano, escuchen estas palabras:

Usted nunca será ignorado de nuevo.

Tu voz, tus esperanzas y tus sueños definirán nuestro destino americano. Y tu valentía y bondad y amor nos guiarán por siempre en el camino.

Juntos, haremos a América fuerte otra vez.

Haremos América rica otra vez.

Haremos América orgulloso otra vez.

Vamos a hacer a América segura otra vez.

Y, Sí, juntos, haremos a América grande otra vez. Gracias, Dios os bendiga y Dios bendiga a América.

Texto original en inglés, aquí


España mantiene problemas estructurales que requieren de reformas profundas y políticamente incómodas

Entre 1900 y 1950 la renta per cápita española apenas varió. A mediados de los 50, sin embargo, el gobierno de los “tecnócratas”, con el especial empuje del Plan de Estabilización de 1959, comenzó una apertura hacia la economía de mercado dejando atrás (sólo en lo económico) atavismos ideológicos inoperantes. Apuntar hacia la economía de mercado siempre funciona. Entre 1950 y 1974, aprovechando la ola de crecimiento de la economía mundial, España creció más de lo que lo había hecho en los dos siglos anteriores en lo que sigue siendo el período de mayor crecimiento económico de su historia: el PIB creció a un ritmo anual del 7% (en PIB per cápita, casi el 6%), el mayor ratio de crecimiento de Occidente y casi del mundo en ese período. En una sola generación nos transformamos en un país desarrollado, terminando 1974 con un paro de tan sólo el 4% (con la tercera parte de empleados públicos que tenemos hoy), una deuda pública de alrededor del 8% del PIB, sin déficit y con una presión fiscal que era aproximadamente la mitad de la que sufrimos hoy en día. 
Ello no obstante, la economía española arrastraba debilidades soterradas: un sector público empresarial poco competitivo, una enorme dependencia del petróleo y muchas rigideces, paternalismos y proteccionismos que aumentaban su fragilidad ante shocks exógenos. 
Coincidiendo con la Transición, las dos crisis petrolíferas supusieron un terremoto cuyos efectos se agravaron a raíz de la irresponsable actuación de los sindicatos, quienes, aprovechando la debilidad o los complejos de los sucesivos gobiernos, utilizaron el arma de una conflictividad laboral salvaje para imponer irracionales subidas de salarios reales que dispararon la inflación y el desempleo: entre 1974 y 1985 se destruyeron casi 3 millones de puestos de trabajo, pasando el paro del mínimo histórico del 3% en 1973 a un 21% en 1985. A pesar del loable esfuerzo de algunos responsables económicos de distintos gobiernos (tanto de UCD como de PSOE y PP), los dificilísimos problemas políticos de aquellos años iniciales en que la democracia intentaba asentarse y, más tarde, la hegemonía ideológica socialdemócrata, la creciente demagogia y posiblemente una carencia de visión a largo plazo, ralentizaron (y siguen ralentizando) las necesarias políticas liberalizadoras que, a costa quizá de un sacrificio a corto plazo, habrían podido reducir el paro hasta niveles europeos a medio y largo plazo. 
Como consecuencia de ello, España tendría que esperar al año 1989 para recuperar el PIB relativo a Europa del que gozaba en 1974, quince años en los que la convergencia económica con Europa fue una catenaria que nos devolvió al mismo punto de partida; avanzamos en términos absolutos, pero no en términos relativos. El crecimiento de la última década del s.xx se alargó por la entrada del euro y la burbuja subsiguiente superando la crisis sistémica que se vislumbraba a mediados de los años noventa, pero la crisis actual nos ha vuelto a colocar en una situación delicada a pesar de la recuperación de los últimos años. Es cierto que contamos hoy con muchos activos de los que hace cuatro décadas carecíamos, como la pertenencia a una amplia zona de libre comercio y una economía mucho más abierta y competitiva, entre otros. Pero por otro lado ya hemos agotado mucha munición: la deuda pública ha pasado del 8% al 100% del PIB, la presión fiscal se ha doblado, la pirámide demográfica está invertida y las nuevas generaciones, me temo, carecen de la capacidad de sacrificio y de tolerancia a la frustración que tenían las precedentes. Y como si esto fuera poco, un mundo frágil e hiperendeudado apunta a crecimientos inferiores a los del pasado y a crisis recurrentes.

Por tanto, pretender que podemos asentar las bases del bienestar económico de nuestros hijos dando unas manitas de pintura a un modelo obsoleto -las famosas minireformitas de este gobierno-, resulta, en mi opinión, quimérico. La complacencia cortoplacista es dañina porque nos impide tomar conciencia de la necesidad de realizar cambios de rumbo que siempre deben hacerse aprovechando las coyunturas favorables. | Fernando del Pino Calvo-Sotelo

Leer artículo completo, aquí


Si quieres OTAN, págala





Se acabó la sopa boba. Si Trump mantiene su promesa electoral de que todos los aliados de la OTAN paguen su defensa de manera proporcional, el gasto militar deberá aumentar en la gran mayoría de países miembros. La Alemania de Merkel y otros países europeos ya han empezado a aumentar sus presupuestos militares.

Los planes son anteriores a Trump y deberían haber sido implementados hace mucho tiempo. En concreto, la alianza espera que sus socios destinen más del 2% del PIB a defensa. Pero la mayoría de ellos no lo hacen. El déficit se elevó el año pasado a 113.800 millones de euros, según cálculos de Bloomberg basados en datos de la OTAN.

Entre los países que no han aumentado en lo requeirdo su presupuesto militar está España, que actualmente contribuye con el 0,9% de su PIB, unos 10.000 millones de euros. Cifra que deberá subir, al menos, hasta los 22.000 millones.



Es falso que las 8 personas más ricas del planeta tengan la misma riqueza que la mitad de la humanidad



El problema es Oxfam se obsesiona por la riqueza neta para poder sacar un titular que dé a entender que vivimos en un mundo devastador cuando lo interesante es analizar los ingresos. Y si uno mira los ingresos, verá que en 1990, el 35% de la población mundial vivía en situación de pobreza extrema (es decir, ganaba menos de 1,9 dólares al día) y que, después de tres décadas de reducción de pobreza, se estima que en 2015 hay menos de un 10% de la población mundial viviendo con menos de 1,9 dólares al día! Antes de que se me eche todo el mundo encima por decir que el mundo ha mejorado y que la tasa de pobreza se ha reducido de manera espectacular en solo 30 años (de hecho, se ha dividido por 6 si contamos desde 1970), dejadme que os diga que he copiado esta frase, literalmente, del propio estudio de Oxfam.

Si en lugar de mirar las tasas de pobreza miramos las desigualdades de ingreso (insisto, el ingreso es mucho más relevantes que las desigualdades de riqueza neta que analiza Oxfam), uno también observa que las desigualdades globales se han reducido substancialmente desde 1970.(****) Y eso pasa por primera vez desde 1760, cuando empezó la revolución industrial.

Desde que Lucy se levantó hasta 1760, las desigualdades eran muy pequeñas. Básicamente todo el mundo vivía al borde de la subsistencia. Malthus describió esa situación histórica, explicando que cuando los alimentos escaseaban, miles o millones de personas morían. Y eso pasaba en el mundo de los recolectores de hace 15.000 años, en el antiguo Egipto, en la Roma clásica, la Europa medieval, la América precolombina o la China de la dinastía Ming. ¡Si! Había algunos ciudadanos ricos (el emperador, el césar, el rey o el burócrata chino), pero el 99% de la población eran trabajadores agrícolas o recolectores que vivían día a día al borde de la muerte.

En 1760 empieza la revolución industrial y se introduce en algunos países lo que después se conoció como economía de mercado o capitalismo. Y así, países como Inglaterra u Holanda empezaron a crecer. Algunos de sus ciudadanos se hicieron inmensamente ricos (por lo que las desigualdades dentro de esos países aumentaron), pero también subieron salarios y compensaciones. Las desigualdades entre países también aumentaron a medida que Holanda e Inglaterra eran cada vez más ricas mientras que el resto del mundo se quedaba atrás. La revolución siguió por Estados Unidos, el resto de Europa y, ya en el siglo el Japón de la era Meiji. Las distancias entre ricos y pobres siguieron aumentando durante el Siglo XIX hasta mediados del XX. De hecho, hasta 1975. En ese momento el 20% de la población mundial vivía en países ricos y el 80% en países pobres. Y entonces ocurrió algo espectacular: los países más pobres y más poblados del mundo reformaron sus economías, introdujeron la economía de mercado y empezaron a crecer. 1.300 millones de chinos, 1.200 millones de indios, 4.000 millones de asiáticos vieron como sus ingresos empezaban a crecer a un ritmo de 6, 7, 10, hasta 12% cada año. Las diferencias o desigualdades entre ricos y pobres se empezaron a reducir a nivel global, un fenómeno que se conoce con el nombre de “la gran convergencia”. La gran convergencia se aceleró a partir de 1995, cuando África empezó a tener tasas de crecimiento substanciales por primera vez en su historia. Es verdad que en algunos países, las desigualdades entre ricos y pobres han aumentado en los últimos 30 años. Pero la gran convergencia ha sido tan fuerte que al sumar el aumento de las desigualdades dentro de los países con la disminución dramática de las desigualdades entre países, las desigualdades globales se hayan reducido.

Resumiendo, las desigualdades globales de ingresos entre los ciudadanos del mundo no son cada vez mayores como sugiere el informe de Oxfam, sino que están disminuyendo por primera vez en la historia. |XAVIER SALA-I-MARTÍN
Leer el artículo completo dónde se analizan los principales errores metodológicos del informe Oxfam y del estudio de Crédit Suisse