Translate | Traducir

dilluns, 13 de febrer de 2017

El 'gobierno feminista' sueco se pone el velo



Suecia se jacta de tener el primer 'gobierno feminista' y la primer 'política exterior feminista' del mundo, pero será de boquilla porque el puñado de flamantes ministras feministas que han visitado oficialmente Irán se han cubierto la cabeza con el hiyab sin rechistar para ser recibidas por el ayatolá primer ministro. Se supone que lo han hecho por respeto multicultural, que como todo elmundo sabe es más importante que los derechos de la mujer. Y además, con los tiranuelos islámicos no se está para bromas.



En cambio, sí se permiten burlarse del presidente electo de EEUU. No será tan malo como el ayatolá, si se atreven. La viceprimera ministra sueca Isabella Lovin posó en la foto para la firma de un proyecto de ley contra el cambio climático rodeada de un grupo de compañeras en un intento de caricaturizar a Trump y sus firmas de órdenes ejecutivas rodeado de personal masculino.

Ridículo.









El Fossar de les Moreres, un mito del catalanismo romántico



Hace pocos días se desató la indignación de los nacionalistas catalanes contra la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, por la supuesta 'profanación' del Fossar de les Moreres, lugar en dónde se supone que están enterrados todos los defensores de Barcelona del asedio de 1714. Digo se supone debido a que no existe ninguna fuente documental que lo acredite. Se trata de un mito. De uno de los tantos mitos del catalanismo romántico. Una fantasía literaria con autor, fecha y lugar.


"A finales del siglo XIX el dramaturgo Frederic Soler y Hubert (conocido como "Pitarra"), de ideología catalanista conservadora (era partidario de la restauración de la monarquía) ganó los Juegos Florales de 1882 con una bonita poesía donde inventa una preciosa y fantasiosa historia (léase aquí) sobre como un enterrador y su nieto son los encargados de sepultar a todas las víctimas de 1714 en el Fossar de les Moreres y se niegan a enterrar a un soldado borbónico, ya que allí no querían a ningún traidor. Cuando se publicó nadie creyó que la ficción fuera cierta, obviamente.

Años más tarde, en 1913, un grupo juvenil nacionalista llamado "Los Néts Almogàvers", colocó una placa en el lugar con los primeros versos de la poesía de Pitarra y decidieron celebrar allí actos en conmemoración del 11 de septiembre creyendo que la poesía hacía referencia a hechos verídicos y que allí había una gran fosa común con todos los muertos de aquella guerra. La placa se vuelve a colocar en 1977; poco después, en 1983, el Ayuntamiento de Barcelona pretende remodelar el lugar, entrando en conflicto con grupos nacionalistas que lo consideran "tierra sagrada". Finalmente en 1989 la arquitecta Carme Fiol remodela la plaza con ladrillo rojo, representando la sangre de los soldados muertos. Posteriormente se añade un pebetero con una llama en 2001.

Según un documento de 1938 a principios de siglo XX se hicieron excavaciones en la Plaza donde aparecieron sólo tumbas de época romana y tardoantigua, seguramente relacionadas con la basílica paleocristiana. En los años 60, a raíz de obras en la iglesia, se hacen nuevas excavaciones donde se encuentran tumbas de los siglos IV-V. Ni rastro de la fosa de 1714".
Más en 'Reflexiones de un arqueólogo glamuroso'


Un juicio que pasará a la larga historia de la ficción catalana




El fiscal Ulled dedicó más de dos horas a su informe final. No rehuyó la política. Pero lo insólito es que la nombró para decir que la soberanía popular no es lo que se estaba juzgando, que los testaferros [también él los llama voluntarios] eran personas admirables, que todas las ideas son respetables, que a él no le instruía el gobierno, que este era un juicio democrático y otras muestras de excusatio realmente non petites. Para pasmo de extraños eludió el principal rasgo político de lo que se estaba juzgando. La inconmovible evidencia de que todos los hechos que se describían y analizaban constituían simples engranajes del Hecho: la anunciada voluntad de un gobierno originariamente democrático de saltarse la ley y destruir la democracia para la consecución de su objetivo político que era, y es, la independencia de Cataluña. Comprendo que sea difícil de creer para cualquiera, pero en los cinco días del juicio nadie pronunció la palabra independencia. Lo que demuestra mejor que nada hasta qué punto el juicio pasará a la ya cargada historia de la ficción catalana.
Arcadi Espada


¿Está obsoleta la OTAN?

La OTAN fue una alianza creada para proteger a Europa Occidental de una invasión soviética. Sin embargo, no sólo no desapareció cuando se derrumbó la URSS en 1991 sino que se amplió para incluir a los antiguos satélites soviéticos y los estados bálticos.

Desde entonces nadie ha respondido con claridad a unas preguntas reiteradamente formuladas a un lado y otro del Atlántico: ¿cuál es el propósito de una OTAN postsoviética? ¿sirve la OTAN al interés nacional de Estados Unidos? ¿por qué la contribución militar de Europa a la OTAN no es equivalente a la de los EE.UU.?

El propósito de la OTAN sigue siendo garantizar la seguridad de sus miembros en territorio europeo. Sin embargo, las guerras actuales estadounidenses están fuera de esta área geográfica. Es cierto que la OTAN puede ahora también actuar militarmente fuera de ella. Sin embargo, el apoyo militar de los países miembros ya no es automático y limitan su contribución, material y/o financiera, a su antojo.

Es decir, la OTAN ha dejado de ser una alianza. Los países miembros actúan legítimamente como estados soberanos y participan o no en una guerra liderada por los EEUU según sus intereses. Pero ello cambia radicalmente sus relaciones con los EE.UU. Si las naciones europeas son libres de seguir sus propios intereses, los Estados Unidos también.

Así pues, ¿cuál es el compromiso de los países de Europa con los Estados Unidos y cuál el de Estados Unidos con Europa? Los intereses han divergido y la base geopolítica para ese compromiso se ha reducido. La OTAN sigue sin encontrar su lugar en el mundo. ¿Ha quedado definitivamente obsoleta?


Leer aquí el artículo de George Friedman que ha dado pie a este resumen