Translate | Traducir

dimarts, 25 d’abril de 2017

Macron es la derecha y Le Pen la izquierda




Dice Arcadi Espada que 'la derecha y la izquierda, viejas y un punto sarnosas, están en los lugares, respectivamente, de Marine Le Pen y Jean-Luc Mélenchon'. Lo dice en un artículo con el que coincido en todo menos en esa frase. El fascismo y el comunismo nunca han sido los extremos opuestos del espectro político sino los vasos comunicantes de dos versiones ideológicas de la sociedad cerrada y totalitaria. Es cierto que ni Marine ni Jean-Luc no son ya ni lo uno ni lo otro. Pero síguen representando la oposición al modelo de la sociedad abierta. Y los que son oposición al modelo, según la tradición parlamentaria francesa, se sientan siempre a la izquierda, con independencia de su etiqueta ideológica de turno.

En Francia, el Frente Nacional es hoy la principal fuerza política de izquierda. No sólo ha ocupado el espacio político que tuvo en su día el Partido Comunista entre la clase obrera francesa sino que lo ha ampliado conquistado caladeros de voto entre sectores considerados progresistas, como los jóvenes, los gays o las mujeres.



Los datos así lo atestiguan. Marine Le Pen es la candidata que más votos ha obtenido de las mujeres (24%), de los jóvenes de entre 18 y 49 años (53%) y especialmente de obreros y empleados, que han sido el 70% de sus votantes. Marine Le Pen se ha desmarcado de posiciones clericales y ultraconservadoras. Sin ir más lejos, no se ha opuesto a la Ley del matrimonio homosexual ni participó en las marchas que se convocaron en contra del mismo. Florian Philippot, su mano derecha, es homosexual. De hecho 1 de cada 3 homosexuales admite votar al Frente Nacional, como por ejemplo Matthieu Chartraire, Mister Gay 2015. Le Pen tampoco está a favor de la prohibición del aborto.

Los datos electorales ratifican estudios sociológicos previos que señalan que el 32% de los franceses que tienen ingresos inferiores a los 1.250 € mensuales y el 30% de los que sólo tiene la educación básica obligatoria votan por el Frente Nacional. No hace falta decir que la gran mayoría de ellos son hijos de inmigrantes.


El FN, pues, se ha instalado en el espacio político que durante más de medio siglo ocupó la izquierda comunista. El proletario es ahora el ciudadano perjudicado por la globalización. Y quién defiende sus intereses ya no es la izquierda marxista sino una desdemonizada Marine Le Pen, que quiere salir del euro, recuperar la soberanía monetaria, económica y nacional y que aboga por la democracia directa a través de referéndums. Tal vez por todo eso Mélenchon, el amigo de Pablo Iglesias, no ha pedido el voto para Macron.



Macron es, en efecto, la derecha. No es específicamente ni la derecha conservadora republicana, ni la derecha reaccionaria y chauvinista, ni la derecha estrictamente liberal. Macron es la mano visible que, como en la actual Suecia del capitalismo del bienestar, pretende hacer lo correcto, sea ello de izquierdas o de derechas. Hacer lo correcto. Una definición que sirvió siempre para la derecha liberal hasta que se hizo socialdemócrata.



**********************


Ocupar el espacio de la izquierda no es una exclusiva del marxismo. Odian´más a Marine Le Pen por eso que por ser nacionalista, proteccionista y anti UE


La nueva confrontación Este-Oeste (Le Pen-Macron)








***********************



Cuando los conservadores europeos aceptan ese sistema, la estabilidad tiende a producirse, dice Daniel Ziblatt, profesor de la Universidad de Harvard

En el mundo del conservadurismo del partido en la Europa del siglo 19, una ruptura sutil pero trascendental ocurrió en algunos países pero no en otros. Los conservadores, que representa el antiguo régimen, aristócratas, y otros grupos de élite que se oponen a la democracia, en principio, pronto se dio cuenta del poder de los partidos políticos y descubrieron la importancia de la acción política pragmática. Los partidos políticos fueron un invento que transformó el mundo. Un observador en el momento comparó el descubrimiento del poder de las partes en el descubrimiento Spartan del poder de infantería en la guerra. Cuando los conservadores, en una serie de países, entre ellos Gran Bretaña, Bélgica, y en Escandinavia, se dieron cuenta del poder de los partidos políticos y los construyen, en última instancia, la propia democracia se convirtió en más seguro para ellos y más duradera. En países en los que esta innovación conservadora no sucedió (Alemania y gran parte del sur de Europa), la democracia era mucho más desquiciado y frágil.

GACETA: ¿Por qué cree partidos conservadores son tan importantes para la historia de la democracia?

ZIBLATT: Aquí es donde las cosas se ponen interesantes. El mayor obstáculo para la creación de una democracia sostenible en el pasado, y hoy también, es el miedo de las élites autocráticas a la democracia; sienten que su riqueza, estatus y poder se ve amenazada por la democracia. Una cifra que estudié de cerca era Lord Salisbury, un siglo 19 el primer ministro desde hace mucho tiempo del partido conservador en Gran Bretaña, un miembro de los ricos, élite terrateniente, y un hombre de gran alcance. Estudié sus papeles celebradas en un archivo en el sótano enorme fuera de la casa de su familia de Londres. Me sorprendió ver en la década de 1860 el temor que él era de la democracia. Pensó reforma sufragio a ampliar los derechos de voto a la clase de trabajo que él y sus compañeros la ruina. Por la década de 1880, la reaccionaria Lord Salisbury había experimentado una conversión sutil. Todavía estaba, en principio, no es gran fan de la democracia, sino que estaba trabajando estrechamente ahora con operadores del partido para el partido conservador, tipo de científicos proto-política que estudiaron datos demográficos, que podrían tratar de ganar las elecciones para la fiesta de Salisbury. Además, su partido construyó una organización de movilización de masas. La maquinaria de la organización del partido convirtió un oponente dogmática en un demócrata reacios.

GACETA: Pero los conservadores, presumiblemente, no siempre han llegado a la democracia con tanta facilidad?

ZIBLATT: Sí, eso es correcto, y este es el gran contraste en la historia europea. Había todo un grupo de países en los que esta ruptura no ocurrió. Un ejemplo estudié involucrado de cerca los repetidos esfuerzos de los conservadores alemanes para construir estructuras de los partidos políticos. A finales de la década de 1890, estos esfuerzos sólo habían fallado. La derecha estaba fracturada. El movimiento de base de derecha fue controlada por los grupos de interés y las partes no políticos. Sin partidos políticos disponibles para la derecha, los servidores de seguridad de la organización que vienen con los partidos políticos estaban ausentes, y las fuerzas de derecha radical mucho más peligrosos comenzaron a afirmarse en la política. En mi libro que tengo dos capítulos que describen el ascenso y la caída de la Alemania de Weimar, el análisis de la historia de este momento trágico en la historia europea, mostrando que era, en parte, la fragilidad de la tradición tory alemana que abrió la puerta para que las fuerzas de derecha radical y en última instancia el ascenso de partido nazi de Adolf Hitler. En una forma irónica, la naturaleza fracturada de conservadurismo alemán era el talón de Aquiles del experimento de la Alemania de Weimar con la democracia

GACETA: Parece que su argumento tiene algunas implicaciones específicas para el estado de la democracia en la actualidad.

ZIBLATT: De hecho, esto es correcto. Mientras que mi libro es totalmente histórico, los lectores me han dicho que es una parábola de la crisis actual de la democracia. Cuando uno compara el conservadurismo alemán y británico en el pasado y piensa en cómo se desarrollaron estas sociedades, se llega gradualmente a la conclusión de que la democracia puede de hecho requerir un conservadurismo robusta que ya ha hecho su paz con democracia. Sea cual sea la orientación ideológica de uno, una condición previa para la estabilidad democrática puede ser un derecho electoral fuerte, respetuoso de la Constitución. La ausencia de un fuerte partido conservador constitucional no puede significar simplemente un triunfo democrático liberal o social perdurable en el futuro. Sin un fuerte derecho constitucional, se abre la puerta para que las fuerzas de derecha mucho más peligrosos, que ni siquiera se pueden aceptar las normas básicas de la democracia. Además, sin un partido conservador robusta de la derecha, las fuerzas reaccionarias históricamente han mirado para ganar poder a través de medios extra-constitucionales - golpes militares y contrarrevoluciones. Todos los grupos sociales merecen el derecho a la legítima participación en la política. Sin él, el resultado es una democracia frágil.

GACETA: ¿Está preocupado por el estado de la democracia en el mundo de hoy?

ZIBLATT: Sí, mucho. La presencia de una forma de populismo de derecha en Europa y Estados Unidos, que apenas acepta las normas básicas de la democracia es preocupante. Lo que hay que hacer al respecto es la cuestión. Muchos han hablado sobre el papel de la globalización en el desencadenamiento de esto. Tiendo a pensar que también hay que pensar en las responsabilidades de los partidos políticos existentes en distanciarse de estas fuerzas, al no estar tentado a colaborar. Cómo partidos mayoritarios pueden hacer esto mientras se mantiene el apoyo electoral es el truco, pero es lo que los partidos políticos deben ser experto en. En cualquier caso, las lecciones trágicas de la historia de Europa dejan claro que hay momentos en que se violan las normas básicas de la democracia dentro de una democracia, y estadistas responsables, no sólo de la izquierda, sino también a la derecha. debe tener el valor político para hacer frente a este reto, y no abdicar de sus responsabilidades. La historia de Europa está llena de casos en los que esta lección no se aprendió, con consecuencias trágicas.



El Brexit puede ser lo mejor que le podía pasar a la UE



Brexit is a symptom of Britain’s deeply rooted economic imbalances: a growth model too concentrated on finance and services and dependent on foreign goods, human and financial capital; record-high social and wealth inequality; a lack of investment in infrastructure and education; and monetary and fiscal policies that have helped create a property bubble and excess household debt.

In their attempt to create a fairer and more equal country, Britons sought to sever ties from what they saw as a weakened partner. The reality is that Brexit will likely make Britain weaker and, ironically, is making the EU stronger.
Leer artículo completo, aquí


De cómo Franco salvó la ‘revolución de los claveles’



El presidente Gerald Ford y el secretario de Estado, Henry Kissinger, llegaron en visita oficial a Madrid el 31 de mayo de 1975. En su reunión con Franco, trataron la situación en Portugal y, para sorpresa de los norteamericanos, el español se mostró calmado sobre el futuro del país vecino y "con convicción manifestó que la situación portuguesa volvería a su cauce". Además, el caudillo se negó a inmiscuirse en Portugal. Según el diplomático Luis Guillermo Perinat (Recuerdos de una vida itinerante), Ford le pidió a Franco que permitiese el uso del territorio español como plataforma desde la que podrían irrumpir fuerzas de EEUU.


En aquel momento, y escogiendo cuidadosamente sus palabras que, sin duda, habían sido previamente seleccionadas, Ford llegó incluso a insinuar la petición de que España prestase ayuda para contrarrestar la revolución portuguesa sin explicitar de qué forma, pero que, por el modo de expresarse, parecía estar sugiriendo un apoyo desde territorio español para algún tipo de acción.

¿Y cómo respondió Franco ante la petición de su casi único aliado a combatir su gran enemigo, el comunismo, y en las puertas de su patria?


El Jefe del Estado reiteró, imperturbable una vez, que nada pasaría en Portugal con carácter definitivo, que había que dejar pasar el tiempo, que cualquier intervención o acción sería contraproducente y que el pueblo portugués comprendería pronto que sus dirigentes no defendían los intereses verdaderos y legítimos del país. El mismo pueblo portugués haría posible que la situación evolucionase favorablemente.

Quien fue en Portugal en esos años ministro de Asuntos Exteriores y luego primer ministro (1976-1978), el socialista y masón Mario Soares, reveló más detalles sobre la protección que dio Franco a la revolución de los claveles. En vísperas del XL aniversario del golpe, Soares declaró a La Voz de Galicia que se reunió en Londres con Manuel Fraga, entonces embajador de España (1973-1976) en el Reino Unido, para conocer los planes del régimen español.


Le pregunté: «¿Qué va a hacer Franco respecto a Portugal?». «Ya he hablado con Franco, soy muy amigo suyo», me respondió. «Y entonces, ¿qué cree que va a pasar?», insistí. «Franco es gallego y como gallego tiene un gran respeto por Portugal, luego él nunca hará nada contra Portugal». «¿Tiene certeza de eso? ¿No se irá a repetir lo de las incursiones españolas (durante la I República)?», le pregunté. «Tenga la certeza de que no, porque yo hablo con él y soy amigo de él», volvió a decirme. «¿Y qué es lo que él piensa de lo que está ocurriendo en Portugal?», añadí. «Como gallego, Franco piensa que Portugal es Portugal y debe de ser respetado y por tanto no debe preocuparse de eso», me aseguró.

Soares también conoció la petición de Ford y Kissinger a Franco para que actuase como portaaviones de un ataque de marines.


Más tarde supe, por documentos americanos desclasificados, que Gerald Ford y Kissinger fueron a hablar con Franco, cuando él ya estaba enfermo, para pedirle que dejara entrar a los ‘marines’ en Portugal para actuar contra los comunistas

Sorpresa: Franco, el coco de los demócratas europeos, respetó el peculiar proceso político portugués.


Franco les respondió: «Yo soy gallego y no acepto que Portugal no sea lo que quiera ser», eso es lo que está escrito en los documentos, y a su vez fue lo que me había transmitido Fraga. «Yo no autorizo que los ‘marines’ pasen para actuar contra Portugal», fue lo que dijo Franco. Fue fabuloso.
El artículo completo, aquí


Por qué los hechos no cambian las opiniones de la gente



They aren’t trusted by people who feel alienated from them. My reading of this study would be that it isn’t that we live in a ‘post-fact’ political climate. Rather it is that attempts to take facts out of their social context won’t work. For me and my friends it seems incomprehensible to ignore the facts, whether about the science of vaccination, or the law and economics of leaving the EU. But me and my friends do very well from the status quo- the Treasury, the Bar, the University work well for us. We know who these people are, we know how they work, and we trust them because we feel they are working for us, in some wider sense. People who voted Leave do suffer from a lack of trust, and my best guess is that this is a reflection of a belief that most authorities aren’t on their side, not because they necessarily reject their status as experts.
Leer artículo completo, aquí


¿Por qué Paul Wolfowitz es optimista respecto a Donald Trump?



To liberals and other critics, Wolfowitz would be the last person they want Trump to listen to. Long a lightning rod because of the havoc unleashed by the Iraq invasion, Wolfowitz has never apologized for advocating the war, although he has said—and repeated in our conversation—that it was not carried out as he would have wanted it to be. In recent days he‘s jumped right back into the public debate, nudging President Trump from the pages of the Wall Street Journal to follow up his bombing strike in neighboring Syria with more aggressive action—and, he tells me, privately emailing with Trump Defense Secretary Jim Mattis and national security advisor H.R. McMaster, both longtime contacts since his Bush days, in hopes they will pursue a U.S. strategy of stepped-up engagement in the Middle East.

“I think there is a fantastic opportunity here. It’s only a first step, it’s only an opportunity,” he says of Trump’s surprise decision to unloose an American Tomahawk missile strike in Syria after President Bashar Assad’s regime again unleashed chemical weapons on civilians, a strike that turned Wolfowitz and many of his fellow neoconservatives into unlikely cheerleaders for the actions of an administration they had previously viewed as a threat. “If nothing is done to follow up on it, it will start to seem a little bit silly in retrospect; certainly the enthusiasm will seem silly. But more importantly it will look like a lost opportunity in retrospect.”
Seguir leyendo...