Translate | Traducir

diumenge, 25 de juny de 2017

En España, es justicia la que acusa y es política la que absuelve

La absolución en un caso mediático no solo trae graves consecuencias para las personas, individualmente consideradas. Trae también graves perjuicios para la moral general. Dado que policía, fiscales, acusaciones particulares y medios sometidos a una estricta monodieta de fuentes acusatorias han ido dictando sentencias, al ritmo de las oportunas filtraciones, durante la instrucción del caso, la opinión general se ha ido formando sólido juicio, nunca mejor dicho, sobre la catadura de los acusados y el signo de los hechos. Y, como consecuencia, la absolución supone siempre una desmoralización. La insidiosa sospecha de que no se ha hecho justicia. En el imaginario del fiero populismo una absolución significa que los jueces han logrado neutralizar las heroicas y veraces indagaciones de fiscales y policías (que policías y fiscales han filtrado previa y debidamente, por lo que pudiera pasar) y las han sometido al dictado corrupto de la política. Cualquiera habla en España de la politización de los jueces. Nadie habla en España de la politización de los fiscales y de la policía. Porque es justicia la que acusa y es política la que absuelve.
ARCADI ESPADA


Hasta los demócratas están hartos del culebrón Trump-Rusia






La CNN rectifica y elimina, 36 horas después de su publicación, la 'fake news' que decía que el Senado estaba investigando vínculos financieros rusos con miembros del equipo de transición de Donald Trump. Leer más aquí.









***

David Stockman: Rusia fue demonizada para mantener al 'gran hermano' creado tras el 11S ante una amenaza yihadista sobredimensionada


"Mueller is a card-carrying member of the Deep State who was there at the founding of today’s surveillance monster as FBI Director following 9/11. Since the whole $75 billion apparatus that eventually emerged was based on an exaggerated threat of global Islamic terrorism, Russia had to be demonized into order to keep the game going — a transition that Mueller fully subscribed to.

So he will “find” extensive Russian interference in the 2016 election and bring the hammer down on the Donald for seeking to prevent it from coming to light. The clock is now ticking. And his investigatory team is being packed with prosecutorial killers with proven records of thuggery. They’re determined to find crimes that create fame and fortune for prosecutors — even if the crime itself never happened."
Leer el artículo completo, aquí